Foto: Bandar al-DANDANI / AFP

AFP
09/23/2020 , 7:29 am

La pequeña peregrinación musulmana a la Meca se reanudará en octubre

Riad, Arabia Saudita.- La pequeña peregrinación musulmana a la Meca, la llamada Umrah, suspendida desde marzo debido al nuevo coronavirus, se reanudará gradualmente a partir del 4 de octubre, anunció este martes el ministerio del Interior de Arabia Saudita.

En una primera etapa, “6.000 ciudadanos (saudíes) y residentes (extranjeros) del reino podrán hacer cada día la Umrah, a partir del 4 de octubre”, informó el ministerio en un comunicado publicado por la agencia de prensa oficial saudí SPA.

Los musulmanes procedentes del extranjero podrán hacerlo a partir del 1 de noviembre, cuando el número de peregrinos admitidos ascenderá a 20.000 por día, agrega.

La decisión de reanudar la Umrah se tomó en respuesta a los deseos de “los musulmanes del país y del extranjero” de poder acudir a los lugares sagrados, afirmó el ministerio del Interior.

La medida afecta a las dos ciudades santas de La Meca y Medina, los dos lugares más sagrados del islam.

A principios de marzo Arabia Saudita suspendió “temporalmente” la Umrah, una peregrinación que atrae cada año a millones de personas a Arabia Saudita y puede realizarse durante todo el año. Esta medida sin precedentes tenía como objetivo prevenir la propagación del nuevo coronavirus.

Las autoridades también decidieron moderar el Hach, la gran peregrinación a La Meca, que tuvo lugar este año entre finales de julio y principios de agosto.

Solo unos 10.000 fieles, residentes en Arabia Saudita, pudieron realizar esta gran peregrinación, en comparación con los aproximadamente 2,5 millones de participantes de todo el mundo en 2019.

– “Doble esfuerzo” –

Riad contaba con acoger a 30 millones de peregrinos cada año de aquí a 2030.

Las autoridades sanitarias afirmaron que no se registraron casos de coronavirus en los lugares sagrados durante el Hach, uno de los cinco pilares del islam.

Los peregrinos dieron la vuelta a la Kaaba, una estructura cúbica en el interior de la Gran Mezquita de La Meca en cuya dirección rezan los musulmanes de todo el mundo, siguiendo sendas que preservaban la distancia física. También se les tomaba la temperatura y se les pidió que observaran una cuarentena después del ritual.

El rey Salmán, de 84 años, declaró que realizar el Hach en medio de una pandemia exigía “un doble esfuerzo” por parte de las autoridades saudíes.

Las peregrinaciones del Hach y de la Umrah presentan un gran desafío logístico, con multitudes apiñadas en lugares sagrados relativamente pequeños.

El reino ha intentado frenar un pico de infecciones en su territorio, con más de 330.000 casos, el más elevado del Golfo, y más de 4.500 muertos. Más de 312.000 personas infectadas han sido declaradas curadas.

El turismo religioso, que representa 12.000 millones de dólares cada año, según las cifras del gobierno, es vital para las finanzas sauditas en un contexto de caída de los precios del petróleo, ya que el país es el primer exportador del mundo.

Arabia Saudita, que antes gastaba sin contar gracias a los ingresos del oro negro, ahora se ve obligado a lo que una fuente cercana al gobierno califica de “restricción presupuestaria”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *