CLAUDIO CRUZ / AFP

AFP
10/26/2019 , 10:50 pm

Las huesudas “Catrinas” se apoderan de las calles de Ciudad de México

México, México.-  Desafiando el frío y la lluvia que amenazaban por momentos, las huesudas “Catrinas”,
personaje que evoca a un esqueleto y que forma parte de las celebraciones
mexicanas de Día de Muertos, desfilaron este sábado por calles de Ciudad de México
para deleite de decenas de miles de espectadores.

El turístico Paseo de la Reforma fue por sexto año escenario de la Mega Procesión de
Catrinas, con la que arrancan las celebraciones de muertos, una de las tradiciones
culturales más arraigadas en México y en la que las tradiciones prehispánicas se
confunden con el catolicismo.

Los mariachis, luciendo un esquelético rostro bajo su tradicional sombrero,
encabezaron la procesión, seguidos de grupos de danza folclórica de distintos
estados del país que llevaban los trajes típicos de cada región pero con rostro de
“Catrina”.

Los asistentes también se pusieron elegantes, vistiendo lo mismo el clásico atuendo
negro del personaje que ingeniosos disfraces. Y por un pago de entre 5,00 dólares,
habilidosos maquillistas dejaban sus rostros en los huesos y adornados con coloridas
flores o ingeniosas figuras.

La “Catrina”, una de las figuras más emblemáticas de la cultura local, fue creada en
1910, en plena Revolución mexicana, por el reconocido dibujante mexicano José
Guadalupe Posada como una expresión de crítica social a los indígenas que se
enriquecían económicamente, se colgaban joyas y ropas elegantes y menospreciaban
sus orígenes.

“Entaconada” fue quien encabezó el contigente LGBT (lesbianas, gais, bisexuales y
transexuales), luciendo un entallado vestido rosa brillante que al llegar a las rodillas
se extendía elegantemente hasta arrastrar por el suelo.

Isabela Herrera, una niña colombiana de 11 años, observaba emocionada el desfile de
“calacas” –como se llama popularmente a los esqueletos– y que es el primero de tres
programados en la capital mexicana.

“Vivimos aquí por el trabajo de mi papá y nos gusta mucho el altar de muertos y
estamos intentando integrarnos a las culturas mexicanas”, comentó Isabela a la AFP.
El altar de muertos u ofrenda es parte fundamental de la celebración de muertos en
los hogares mexicanos y evoca la creencia prehispánica de que los seres queridos
que ya fallecieron regresarán en los días de Muertos, el 1 y 2 de noviembre, a convivir
con los vivos.

La ofrenda ocupa un lugar central en el hogar, se colocan fotografías de los difuntos,
sus comidas y bebidas preferidas, el “pan de muerto” y el dulce de calabaza. No
pueden faltar las cruces cristianas, las velas y la flor de cempasúchil con su intenso
color naranja.

La celebación de muertos mexicana fue catalogada Patrimonio Cultural Inmaterial de
la Humanidad por la UNESCO en 2003.