Imagen Ilustrativa (Fotografía Web)

Gerardo Hernández/Tendencias
09/05/2019 , 3:59 pm

Las personas que hablan solas no están locas, en realidad son genios

Redacción.- Un estudio realizado por los psicólogos Daniel Swigley y Gary Lupyan del Quarterly Journal of Experimental Psychology concluye que hablar solo es beneficioso, especialmente cuando se trata de ser eficiente en ejecutar una tarea.

Los académicos hicieron un experimento donde pedían a 20 personas que buscaran en un supermercado una rebanada de pan o una manzana. Aquellas personas que repetían la palabra del objeto que buscaban eran los primeros en encontrarlos.

Esto se debe a que al decir las cosas en voz alta se está reforzando un mensaje, se está ayudando a la memoria trabaje más rápido y logra que las cosas que se mencionan se asocien a más de uno de nuestro sentidos.

Sin embargo, el estudio también encontró que repetir las cosas en voz alta sólo ayuda cuando ya estamos familiarizados con el aspecto de un objeto, ya que al decir su nombre activamos las propiedades visuales de este en nuestro cerebro y lo reconocemos más rápido. Por otra parte, si no sabemos cómo luce un objeto y lo tratamos de visualizar, sólo nos confundiremos más.

Además de ayudarnos a ser más eficientes en hacer las cosas que queremos, hablar en voz alta nos refuerza nuestros aprendizajes, nos ayuda a organizar nuestros pensamientos y también a calmar los nervios. Si estás en un momento donde sientes la cabeza saturada y desorganizada, una buena forma de ayudarte es decir tus pensamientos en voz alta; hablar contigo mismo te será de buena ayuda.

Por último, hablar con nosotros mismos nos ayuda a lograr nuestros objetivos porque ponemos atención sobre todo en aquello que estamos diciendo, refuerza nuestras creencias, nos entrega perspectiva, nos ayuda a regular nuestras emociones y a evitar distracciones innecesarias.

Las personas que hablan consigo mismas se han dado el tiempo de escuchar su voz interna, se logran conocer aún más, refuerzan lo que piensan y luego no tienen problema con decírselo al resto. Si sueles tener conversaciones contigo mismo y tiendes a decir tus pensamientos en voz alta, has encontrado un nuevo motivo para sentir orgullo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *