AFP
05/13/2017 , 8:20 am

Libre autor de atentado urbano más grave de FARC en Colombia

Bogotá, Colombia.- El autor del atentado al club El Nogal de Bogotá, el ataque urbano más grave de la guerrilla FARC en Colombia, que en 2003 dejó 36 muertos, fue dejado en libertad tras acogerse al sistema de justicia del acuerdo de paz, informaron este viernes fuentes oficiales.

Herminsul Arellán Barajas salió el martes de la cárcel La Picota de Bogotá, donde estuvo preso seis años, luego de que un juez de ejecución de penas ordenara su libertad condicional por cumplir los requisitos de la Justicia Especial para la Paz (JEP), dijo a AFP una fuente del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec).

Arellán fue condenado en diciembre de 2008 a 40 años de prisión como autor material del atentado perpetrado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas) en febrero de 2003 que dejó 36 muertos y docenas de heridos. Su hermano, Fernando Arellán Barajas, recibió la misma pena.

Por este hecho también están condenados el líder máximo de las FARC, Rodrigo Londoño (“Timochenko”), y el jefe negociador de la guerrilla con el gobierno, Luciano Marín (“Iván Márquez”), en calidad de coautores de terrorismo, homicidio agravado y tentativa de homicidio.

La JEP fue creada en el pacto firmado en noviembre con las FARC para superar medio siglo de conflicto armado, con el objetivo de juzgar a guerrilleros, agentes estatales y algunos civiles por delitos cometidos en medio de la conflagración.

El sistema establece la libertad provisional de los agentes estatales o guerrilleros que hayan cumplido una pena mínima de prisión de cinco años, quienes luego deben asistir a los tribunales de paz y contar la verdad so pena de perder los beneficios.

El atentado de El Nogal, un exclusivo club social en el norte de Bogotá, fue uno de los hechos más graves de la guerra interna colombiana, que durante medio siglo ha enfrentado a guerrillas, paramilitares y agentes estatales, con saldo de 260.000 muertos, 60.000 desaparecidos y 7,1 millones de desplazados.

Según las autoridades, las FARC introdujeron un coche-bomba en las instalaciones del club, que detonó la noche del 7 de febrero de 2003. Los rebeldes solo reconocieron su responsabilidad en este acto en el marco de las negociaciones de paz, desarrolladas en La Habana desde 2012, y han anunciado un acto público de perdón.

A finales de febrero, miembros de la guerrilla marxista, principal y más antigua del continente, señalados únicamente de rebelión o delitos conexos comenzaron a recibir amnistías también en cumplimiento del acuerdo de paz.

En tanto, más de 20 miembros de la fuerza pública ya están libres y hay una lista de otros 900 en manos de los jueces para que les tramiten su libertad provisional, en el marco de la JEP, según el ministerio de Defensa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *