AFP
02/24/2017 , 4:09 pm

Liverpool se enfrenta a un Leicester al borde del precipicio

Sin el artífice del título de la Premier League del pasado año, el italiano Claudio Ranieri, el Leicester (17º) afrontará el lunes un duro enfrentamiento ante el Liverpool (5º) por la supervivencia en el cierre de la 26ª jornada.

Más que de fútbol se habla de su posible sustituto, entre los que se encuentran el italiano Roberto Mancini, Roy Hodgson y el segundo técnico de Jurgen Klopp en el Borussia Dortmund, David Wagner, actualmente en el Huddersfield de la segunda división.

Ranieri sucumbió tras cinco derrotas consecutivas, la eliminación a manos del Millwall, un tercera, en la Copa de Inglaterra y una derrota contra el Sevilla por 2-1 en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones.

Pero, sobre todo, el vigente campeón parece no salir del pozo, al encontrarse en la 17ª posición, con tan solo un punto de ventaja sobre la zona de descenso.

Enfrente, tendrá a un Liverpool que no querrá dejar escapar la victoria, puesto que superar por la mínima al Mánchester United de José Mourinho.

Por su parte, el líder Chelsea se enfrentará a un modesto Swansea (15º), que debería permitir que siga consolidando su liderato frente al Mánchester City.

“Si queremos ser campeones, debemos ganar 16 o 17 de 19 partidos en casa. Para este objetivo, no nos podemos permitir perder la concentración”, señaló el técnico italiano Antonio Conte.

Tercero, a diez puntos del Chelsea, con solo un triunfo en los últimos cuatro encuentros, el Tottenham se medirá el domingo al Stoke (9º).

El entrenador argentino Mauricio Pocchetino espera más constancia en el juego de su equipo.

“Cuando empiezas un partido, no hace falta más de 50 segundos para saber si vas a tener problemas”, explicó Pocchetino.

“Y si fallas al principio, entonces das una excelente señal a vuestro rival que ve que no estás concentrado en el juego”, prosiguió el preparador sudamericano.

El derbi de Mánchester no se jugará ya que los pupilos de Mourinho disputarán el domingo la final de la Copa de Inglaterra ante el Southampton (11º).