Los mensajes del coronavirus

El estudio metafísico nos lleva a la interpretación de los fenómenos que ocurren en nuestra vida y los de la humanidad, entendiendo que cada evento que nos sucede trae aparejado un aprendizaje, que si lo entendemos y lo ejercemos propiciará nuestra evolución y trascendencia para continuar adelante; circunstancias o eventos globales, en consecuencia, también traen aparejados aprendizajes colectivos.

Al ser observado el coronavirus en el laboratorio presenta una forma parecida a la del fenómeno de la “corona solar” durante un eclipse, de ahí su nombre: corona. Las referencias más directas son con el chakra corona (séptimo chakra). La corona de los reyes se pone en este chakra y el sol es un símbolo de reyes y emperadores. El séptimo chakra o chakra corona es nuestra conexión con el Universo, con lo espiritual y con lo trascendente. Es a través de él que recibimos y metabolizamos las energías provenientes del Universo, de las estrellas y del sol. También es importante mencionar que en la Cábala se menciona a la corona como keter, y es la primera sefirá del “árbol de la vida”. Es la corona y el potencial puro de las manifestaciones que acontecen en otras dimensiones y representa la propia esencia atemporal y libre. Es la génesis de todas las emanaciones canalizadas por las otras sefirot. También vemos la corona en el arcano 12 del tarot, “el colgado”.

La persona en el arcano de “el colgado” aparece en una postura contemplativa, en donde la inmovilidad y la inversión generan una concentración de energía en el chakra corona. Esto representa la inversión de los valores, el espíritu subyugado por lo banal, la causa sobre el efecto. Temas para meditar tomando en consideración cómo veníamos viviendo antes de la pandemia, privilegiando el poder, el dinero, el sexo, el uso de drogas, la mentira, el odio y el egoísmo en suma. Aunado a esto, recordemos que este virus atacaba a los animales únicamente, pero debido a la desnaturalización derivada del consumo por el hombre de animales salvajes y a la depredación de la naturaleza, los coronavirus han llegado, por desgracia, hasta nosotros.

Otro aspecto importante a considerar es el hecho de la inusitada propagación del virus, el cual por sí solo no puede reproducirse y por lo tanto necesita entrar en una célula para desarrollarse. Nosotros a través de nuestras palabras, propagación de noticias, correos electrónicos, mensajes de WhatsApp y conversaciones le hemos dado vida al virus en forma de pandemia y hemos logrado otra mayor: el miedo, que es lo que nos está debilitando como humanidad.

Si hemos entendido la relación de esta enfermedad con el chakra 7 y la esfera de kether, debemos mantenernos en el Pilar del Medio. La tierra es un ser vivo que nosotros, con nuestra conducta irresponsable y criminal, estamos matando. La espiritualidad no es un lujo ni una actividad de fin de semana, es la regla de oro que destaca nuestros valores y le da sentido y trascendencia a nuestra vida cuando la ejercemos. Al desacralizar la vida y convertirnos en depredadores del planeta nos salimos del orden y del árbol de la vida, y rompemos la armonía del Universo que es lo que originó la pandemia.

Por lo tanto el mensaje final implica la restauración del orden y el equilibrio de la naturaleza, así como el orden y el equilibrio de nosotros mismos. ¿Qué huella dejaremos en nuestro tránsito por la tierra?, ¿será de amor o de egoísmo?, ¿serviré a la humanidad, trabajaré para su destrucción o para mi provecho personal?, ¿concentraré mi atención en el desequilibrio, en los problemas y en el pánico, o me enfoco en las bendiciones, la felicidad y la gratitud?

Renacer desde el amor como persona y como humanidad es el reto que nos condiciona la pandemia, ¿LO ACEPTAN?

Y TE RECUERDO  “LO QUE CUESTA DINERO VALE POCO”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *