Foto: AFP

AFP
03/25/2020 , 10:11 am

Los próximos plazos del COI en la reprogramación de Tokio-2020

Un día después del aplazamiento a 2021 de los Juegos Olímpicos, el Comité Olímpico Internacional (COI) tiene como primera misión fijar unas nuevas fechas antes de abordar, siempre en colaboración con los organizadores japoneses y las federaciones internacionales, los numerosos detalles logísticos.

– ¿Qué nuevas fechas? –

Todas las opciones están sobre la mesa, antes y durante el verano (boreal) de 2021″, explicó el miércoles el presidente del COI, Thomas Bach, durante una conferencia de prensa telefónica.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, preferiría unos Juegos Olímpicos en el verano de su país, en unas fechas similares a las previstas inicialmente para este 2020, que eran del 24 de julio al 9 de agosto.

Para ello habrá que desplazar sobre todo dos Mundiales, los de atletismo (previstos del 6 al 15 de agosto de 2021 en Eugene, Estados Unidos) y los de natación (del 16 de julio al 1 de agosto en Fukuoka, Japón).

El lunes, la Federación Internacional de Atletismo (World Athletics, antes IAAF) indicó haber empezado ya las conversaciones con los organizadores de Eugene-2021 para aplazar su campeonato, posiblemente a 2022, y la predisposición es positiva.

La Federación Internacional de Natación (FINA), por su parte, también aclaró que modificar las fechas de su Mundial no debería resultar problemático. Sin embargo, desde esa Federación verían con mejores ojos que los Juegos Olímpicos fueran en abril y mayo de 2021, según una fuente de la organización.

El grupo de trabajo del COI tiene ante sí “una labor titánica” para repensar el calendario internacional de 2021, reconoció el martes a la AFP Christophe Dubi, director ejecutivo de los Juegos Olímpicos.

– ¿Cómo se fijarán las nuevas fechas? –

El ‘taskforce’ (grupo de trabajo) del COI ha sido bautizado “Here We Go!” (¡Allá vamos!) y consultará primero con las 33 federaciones internacionales afectadas por la reprogramación de los Juegos de Tokio, que representan a los 28 deportes habituales del programa y a los cinco nuevos (surf, kárate, escalada, skate y béisbol/sóftbol). La primera conferencia telefónica se espera para el jueves.

Todos esas instancias han programado ya competiciones continentales o intercontinentales para 2021, en su mayor parte a mediados de ese año.

En coordinación igualmente con la Asociación Internacional de Federaciones de Deportes de Verano (Asoif), los calendarios de la competición van a verse revolucionados. El COI tendrá que solicitar a cada federación que desplace sus eventos para permitir a los deportistas prepararse y participar en plenas condiciones en los Juegos.

Si finalmente se optara por organizar los Juegos Olímpicos en la primavera japonesa, la situación se complicaría con otras competiciones, ya que esas fechas son las de la recta final de varios deportes colectivos como el básquetbol (NBA o Euroliga) o el fútbol, principalmente las ligas y competiciones europeas.

Debemos tener también en cuenta eso, es una ecuación muy compleja”, explicó Dubi.

– La cuestión de los clasificatorios –

Otra problemática menos urgente es la de los torneos clasificatorios de los deportistas para los Juegos Olímpicos.

En algunas disciplinas hay deportistas que ya consiguieron su billete para los Juegos Olímpicos de 2020, incluso desde 2018. Corresponderá a cada federación, de acuerdo con el COI, determinar ese proceso de clasificación y los criterios.

En la natación, los tiempos estándar que permiten clasificarse pueden ser establecidos hasta un año y medio antes de los Juegos. Los nadadores clasificados para los Juegos de 2020 podrían seguir estándolo para 2021.

El aplazamiento de los Juegos Olímpicos permitirá en cualquier caso terminar el proceso de clasificación, que había sido interrumpido debido a la pandemia del coronavirus. A principios de marzo, únicamente el 57% de los 11.000 deportistas previstos para el evento habían logrado asegurar su billete olímpico.

– Los retos financieros –

El aplazamiento de los Juegos Olímpicos tiene igualmente una fuerte incidencia en la salud financiera del COI y en las federaciones internacionales.

El COI está asegurado contra el riesgo de cancelación o aplazamiento y dispone de más de 1.500 millones de dólares de reserva, pero las federaciones internacionales, sobre todo las pequeñas, pueden sufrir más por la espera.

La instancia redistribuye a las federaciones el 90% de sus ingresos, que en los Juegos de Rio-2016 alcanzaron los 5.700 millones de dólares.

Un primer pago a cada federación debería ser efectuado en septiembre. Según una fuente cercana a las federaciones, algunas se enfrentan ya a problemas de tesorería y tendrán que solicitar préstamos o “solicitar ayudas públicas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *