Agencias
09/07/2017 , 5:10 pm

Nadal-Del Potro, una final adelantada en el US Open

NUEVA YORK– Al dar una minuciosa radiografía de su derrota ante Juan Martín del Potro en el Abierto de Estados Unidos, Roger Federer habló de que hay que ocasiones en que toca medirse contra rivales superiores en algún momento y deslizó una certera descripción sobre el tenista argentino: ?peleó como un león?.

Tras malograr por segunda vez un inédito duelo entre Federer y Rafael Nadal en el US Open, Del Potro aparecerá en una semifinal de Grand Slam por primera vez desde Wimbledon 2013. El oponente será Nadal, el indómito español que puede darle las gracias al argentino el que salga de Nueva York como número uno del tenis.

Para vencer a un Nadal que solo ha cedido 12 games en sus dos partidos previos, Del Potro tendrá que ser un león otra vez el viernes en la cancha del estadio Arthur Ashe.

De los cuatro sobrevivientes que quedan en el cuadro masculino, Nadal y Del Potro cuentan con credenciales de campeones en las grandes citas, obviamente con una brecha muy amplia en el cómputo de títulos. Son 15 los de Nadal, la segunda máxima cantidad en la historia.

Del Potro tiene uno, el del US Open 2009. Ese fue el torneo en el que superó a Nadal y Federer en las últimas dos rondas para consagrarse cuando tenía 20 años de edad. Ocho ediciones después, puede repetir la gesta pero en orden inverso, aunque restando un compromiso más.

En un certamen marcado por las bajas por lesión de varias figuras y resultados imprevistos, la sensación que flota en el aire es que este Nadal-Del Potro es una final adelantada, dado que el ganador afrontará el duelo por el título el domingo con un enorme favoritismo frente al que salga del choque entre el español Pablo Carreño Busta y el sudafricano Kevin Anderson, ambos debutantes en la fase de semifinales de un grande.

Nadal podría coronarse de campeón en Flushing Meadows por tercera vez sin tenerse que toparse con un Top 10, pero el mallorquín y su entorno no se fían con los rankings, con Del Potro actualmente como el número 28.

Al iniciar el US Open, Del Potro reconoció que su cosecha no era lo que pretendía, pero que también era la consecuencia lógica de la resaca del año previo, en el que volvió al circuito tras una tercera cirugía en la muñeca izquierda, sobresaliendo con una medalla olímpica de plata y una campaña que le dio a Argentina su tan anhelada primera Copa Davis.

Pero aquí está para la cuarta semifinal en un grande, como un resucitado. Superó a Dominic Thiem en octavos tras levantar dos bolas de partido y remontar dos sets en contra por segunda vez en su carrera. Frente a Federer, fue el beneficiado de uno de los partidos más desconcertantes en lo táctico que se le recuerde al campeón de 19 Slams. ¿Por qué apostó a atacar la derecha del argentino, posiblemente el golpe más intimidante del circuito?

Del Potro entiende que Nadal le planteará otro desafío en estrategia, blindarse con su revés. También espera llegar recuperado de la fiebre que le afecta desde el fin de semana. “Jugué con la nariz colorada y no quería hacer ningún papelón”, indicó tras vencer a Federer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *