No tienen perdón

¿Y qué país? ¿qué estado? y ¿qué ciudad encontraremos el 2 de mayo?

Cuando concluya la cuarentena que amenaza con extenderse para entonces con unos 150 días más, según se advierte por parte del famoso doctor Hugo López-Gatell.

Desde luego que para entonces las medidas serán menos rígidas, pero seguiremos teniendo restricciones para vivir y convivir para frenar el contagio del mortal virus.

Y vuelvo a la pregunta:

¿Qué país encontraremos el 2 de mayo?

Lo terrible es que usted y yo nos acongojamos, sobre todo cuando somos responsables de un proyecto laboral y familiar; pero es terriblemente decepcionante descubrir que hay personas que están haciendo acopio durante la cuarentena de un proyecto político personal para ganar una candidatura para contender el próximo año por una alcaldía o un diputación federal o local, y por qué no hasta una reelección de alcaldes y diputados hoy en funciones.

Y si buscamos más al fondo, quienes manejan las membresías de los llamados partidos políticos hasta se frotan las manos haciendo cuentas sobre la venta de las candidaturas.

¡Qué terrible!

México y los mexicanos merecemos otro trato y tenemos la obligación de acabar ya con esos personajes que han logrado una vida prospera a base de medrar con los proyectos e ilusiones de muchos incautos.

Hoy en plena cuarentena, el mexicano con más tiempo para informarse y analizar está inmerso en un proceso de catarsis que lo colocará el 2 de mayo en la calle con otra información, otras armas, otra opinión y otra perspectiva.

Ese mexicano de la cuarentena de hoy, con las necesidades propias que se gestan en el confinamiento, tendrá otro criterio, y sabrá enfrentar los temas de su país de otra forma, dejando en la historia aquello de que solo es un número y un idiota útil.

Ese mexicano quedó atrás.

Hoy lucha para no infectarse y mañana saldrá para dar la batalla sin necesidad de desenvolverse en las esferas políticas, actuará solo motivado por la defensa de sus derechos que históricamente han sido pisoteados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *