(Foto: Agencia Enfoque)

Pilar Bravo / Tribuna Noticias
02/25/2020 , 9:56 pm

Ofician misa en memoria de estudiantes asesinados en Santa Ana Xalmimilulco

Puebla, Pue.- El obispo Felipe Pozos Lorenzini ofició la misa en memoria de los estudiantes de medicina de la Upaep, Ximena Quijano Hernández, Antonio Parada Zerpa , Francisco Javier Tirado, de la BUAP y José Emanuel Vital Castillo, operador  de Uber, quienes fueron asesinados en Santa Ana Xalmimilulco; se pidió por la salvación de sus almas y consuelo de sus padres y familiares.

(Foto: Agencia Enfoque)

En su mensaje, el obispo pidió a los dolientes tener esperanza en la justicia divina ya que aseguró que el mal no tiene la última palabra.

Por eso reconoció que los padres tienen derecho a estar enojados y a cuestionar esta injusticia, pero el mal no debe vencerlos.

Aseguró que no se van a quedar con los brazos cruzados ni caer en la indiferencia, por el contrario, van a vivir con energía para cambiar el mundo por algo mejor, sin odio ni venganza.

En la ceremonia religiosa habló el secretario general de la UPAEP, José Antonio Llergo Victoria, quien además de darle el pésame a los padres de los alumnos, dijo tener confianza en la justicia y de que la institución universitaria no es indiferente ante la pérdida de los alumnos.

Los padres de los alumnos asesinados

Al término de la misa los padres de Antonio Parada y Jimena Quijano Hernández, agradecieron la atención que les proporcionaron las autoridades de Puebla y de la Upaep para agilizar los trámites, que les permitan la recuperación de  los cuerpos de sus hijos.

(Foto: Agencia Enfoque)

En un sentido mensaje, revelaron el entusiasmo que tenían sus hijos cuando salieron de Colombia rumbo a México en agosto pasado para hacer su internado en la Upaep; sin embargo, señalaron que “Mexico se los quitó”.

Indicaron que ellos tenían por delante muchas ilusiones por ser los mejores médicos  y en sus prácticas  que realizaron desde su llegada a Puebla, atendieron todo tipo de pacientes, incluyendo a los delincuentes.

El padre de Jimena, Jorge Enrique Quijano, con la voz cortada, narró el entusiasmo de Jimena  por alcanzar más en el conocimiento médico. Hizo un llamado a no dejar que la delincuencia triunfe.

Se debe “dar un grito de no más violencia, no más extorsión ni asesinatos ni secuestros” y reconoció que la delincuencia existe en Colombia como en México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *