(Foto: Especial)

Tribuna Noticias
09/22/2020 , 9:20 pm

¿Qué comportamientos generan un ambiente laboral desfavorable?

El clima de trabajo en una organización tiene un efecto sustancial en aspectos como el rendimiento y la productividad. La claridad de las funciones y expectativas llevará a la consolidación del equipo y a la equidad en las responsabilidades.

Algunas de las siguientes acciones aquí descritas, son puntos que se deben observar para establecer si estos comportamientos están llevando a crear un ambiente laboral desfavorable.

Una de ellas, es el mal manejo de los conflictos, en la cual los líderes y las distintas áreas no toman decisiones a tiempo para la resolución de conflictos y es por ello que los problemas se hacen más grandes.

Los problemas de comunicación como la falta de asertividad se visualizan cuando la gente no se sabe dirigir y comunicar con los demás, utilizan la suposición y la asunción como medio y es por ello que se generan mal entendidos.

La falta de inteligencia emocional implica no tener un buen control y manejo de las emociones y se muestra cuando las personas no se expresan por miedo a la reacción de los líderes y compañeros. Esto provoca un estado de alerta en donde unos con otros sentirán que deben cuidarse las espaldas para no ser traicionados.

El liderazgo es un factor crucial, ya que el hecho de que los jefes ejerzan estilos de liderazgo como el autoritario o coercitivo, provoca que el desempeño de sus colaboradores disminuya significativamente. El hecho de empoderar a quien no debe, ocasionará un clima de tensión y desconfianza. Así como el no saber delegar creará imprecisión y estrés.

La existencia de deficiencias en materia de desarrollo y reconocimiento, donde no hay cierta premiación por el trabajo realizado desencadenará que la gente simplemente no vea un beneficio y pierda el interés en esmerarse. Los trabajos poco estimulantes presentan un panorama poco atractivo, más rutinario y posiblemente la deserción y el abandono del empleo esté vinculada a estos factores y sea más frecuente.

 

Con información de María Fernanda Méndez Agís

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *