Vivienda (Fotografía: Agencia Enfoque / Archivo / Imagen ilustrativa)

Verónica Aburto / Tribuna Noticias
02/24/2019 , 3:18 pm

Renta de inmuebles puede convertirse en “dolor de cabeza” por arrendatarios que delinquen

Al realizar un contrato se deben incluir cláusulas que protejan al propietario y al inmueble ante la Ley de Extinción de Dominio, recomienda la AMPI

 

PUEBLA, Puebla.- La difícil situación económica que enfrentan algunas familias mexicanas ha provocado que busquen diferentes métodos para allegarse de recursos, en el caso de quienes cuentan con algún inmueble adicional a su vivienda, la renta del mismo es la opción.

Pese a significar una solución económica, la renta de inmuebles puede representar también un dolor de cabeza si no se toman las medidas pertinentes para deslindar responsabilidades en caso de que los inmuebles sean utilizados para algún ilícito.

Por ello, la recomendación del sector inmobiliario es contratar servicios profesionales para garantizar, hasta cierto punto, que no se utilicen los inmuebles de manera incorrecta o por lo menos que no se finquen responsabilidades a los propietarios.

 

Ley de Extinción de Dominio

 

El presidente de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI) en Puebla, Pablo Israel Vásquez, destacó que la principal herramienta de protección es la Ley de Extinción de Dominio, que ha resultado sumamente benéfica para el sector.

 

De acuerdo con los profesionales, al realizar un contrato de arrendamiento se deben incluir cláusulas que protejan tanto al propietario como al inmueble ante la Ley de Extinción de Dominio.

Esta ley permite el decomiso de bienes vinculados con la delincuencia organizada, “cuando éstos sean instrumento, objeto o producto del delito, así como si son utilizados por terceros para cometer secuestro, robo de vehículos y trata de personas”.

Si bien es “complicado” que quien renta realice una investigación completa para conocer a su arrendatario, es necesario “delimitar el destino específico de la propiedad en el contrato”, ya que solo así es posible proteger al arrendador de una posible complicidad y al inmueble de una posible incautación.

Algunas de las recomendaciones de los especialistas son:

  • Realizar operaciones por medio de agentes inmobiliarios profesionales.
  • Realizar contratos por escrito y ratificados ante notario público.
  • Redactar un contrato propio, ya que los “machotes” en línea o de papelerías son obsoletos.
  • Especificar que el dueño del inmueble no puede ingresar a él una vez que alguien lo ha rentado, para confirmar que se desconoce cualquier tipo de actividad que se realice en el mismo.
  • Frecuentar la propiedad, aunque no se ingrese a ella, para saber si los vecinos reportan situaciones anómalas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *