05/06/2022 , 10:20 am

Santiago Barcena y su zona esmeralda

Murió uno de los personajes más emblemáticos de la otrora conocida como “la zona Esmeralda de Puebla” por el verdor de sus 12 calles que conforman la avenida Juárez; Santiago Bárcena Arreola, quien convertido en el brazo derecho de su madre doña Tere Arreola, dieron en su momento el edificio más alto y emblemático a la zona desde la década de los 70s, el edificio Diana.

Así jugando el papel de ancla, su proyecto dio paso a la primera zona comercial y de servicios que descentralizó la actividad comercial y de servicios del primer cuadro del centro histórico de Puebla, apenas a 10 calles de distancia.

Su proyecto muy pronto fue secundado por inversionistas con visión que comenzaron a adquirir terrenos y locales para instalar restaurantes, cafeterías, agencias de autos, de viajes, boutiques, joyerías y pastelerías, discotecas, siguiendo la experiencia de la zona Rosa de la ciudad de México que vivía su momento detonante. Así de inmediato Zona Esmeralda comenzó a detonar otros proyectos, hasta uno residencial y en conjunto se convirtió en la zona más exclusiva de la época.

Conformando un gran equipo los dueños de establecimientos motivados y encarrerados por darle vida a esta parte nueva de la capital, comenzaron a organizar festivales, un carnaval para el que eligieron a una reina de belleza, a Lola Mendivil Blanco. Santiago Barcena junto con muchos presidentes municipales desde Miguel Quiroz Pérez lucho por convertir a la zona Esmeralda en la terraza más larga de Puebla para disfrutar de una buena convivencia al aire libre como en las grandes capitales.

Se pensó en uniformar todo el mobiliario urbano para lograr un conjunto estético, moderno. Se tramitó lo necesario para que Teléfonos, CFE y el Ayuntamiento pasaran todo su cableado por debajo del piso pero siempre surgieron imprevistos y otro tipo de prioridades. Ya después para otro nivel se promovió Plaza Dorada y comenzó el bum comercial de Puebla. Pero hay que tener en cuenta que el pionero fue Santiago Bárcena Arreola que se lleva a la tumba muchos de sus proyectos para aportar siempre a la capital poblana.

Descansa en paz Santiago, algún día, algún día