This photo taken on March 15, 2020 shows workers pouring molten steel at a foundry in Wuyi, China's eastern Zhejiang province. - China's industrial production, retail sales and investment all contracted in the first two months of the year after the coronavirus epidemic wreaked havoc on the economy, official data showed on March 16. (Photo by STR / AFP) / China OUT

AFP
03/15/2020 , 9:25 pm

Se desploma actividad industrial en China por coronavirus

Pekín, China.- China reveló una serie de indicadores sombríos para enero y febrero con el trasfondo de la pandemia de COVID-19: la producción industrial se contrajo por primera vez en casi 30 años y las ventas minoristas se desplomaron.

La producción industrial cayó 13.5%, en comparación con el +6.9% de diciembre. Las ventas minoristas, que reflejan el consumo, cedieron un 20.5% en comparación con los primeros dos meses de 2019, anunció la Oficina Nacional de Estadísticas (BNS).

“La epidemia del nuevo coronavirus ha reducido la actividad económica en los dos primeros meses del año”, reconoció el BNS.

“Pero en general, las consecuencias a corto plazo son (…) manejables“, matizó el organismo en un comunicado.

Estos resultados son más catastróficos que las previsiones de los analistas consultados por la agencia financiera Bloomberg. Estos últimos vaticinaban una contracción del 3% de la producción industrial y de 4% de las ventas minoristas.

La publicación de estos indicadores se produce en un momento en que China lucha contra el nuevo coronavirus que paralizó prácticamente la economía china en febrero por las medidas tomadas por el gobierno.

Para apoyar a la economía, el banco central chino anunció el lunes la reducción del coeficiente de reservas obligatorias de los bancos en una proporción de entre medio punto y un punto porcentual.

Esto debería liberar 550 mil millones de yuanes (70 mil 600 millones de euros, 78 mil 700 millones de dólares).

Con esta decisión el banco central espera incitar a los bancos comerciales a prestar más dinero a las empresas para apoyar a la economía real.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *