Padece 10% de la población mundial Trastorno Afectivo Estacional (TAE) Gob.mx

Redacción Tribuna Noticias
11/10/2020 , 7:20 pm

Te contamos cómo es la experiencia de acudir a terapia



Redacción.-  Sí nunca has acudido a terapia, posiblemente te encuentres con la experiencia de algo nuevo y tal vez desconocido. Y en cierto sentido, es así, es como dar un gran paso para ti y para la humanidad. En la primera sesión el terapeuta lo que hará es escuchar atentamente al paciente para determinar cuál es la situación con la que se trabajará.

A veces está petición es clara y en otras ocasiones es necesario ir clarificando los objetivos reales. Uno de los principales objetivos del psicólogo es que te sientas con la libertad y la confianza de expresarte sin represiones y que estés dispuesto a dejarte ayudar para encontrar soluciones juntas.

Tras el curso de las sesiones el psicólogo mediante distintas herramientas determinará si en primer lugar existe algún padecimiento que pueda poner en riesgo al paciente, si está sufriendo algún trastorno o si es necesario derivar al paciente a otro tipo de profesional. Existen tipo de terapia y de intervención, entre ellas están la terapia individual, la terapia de pareja y la terapia familiar.

Debes tomar en cuenta dos aspectos muy importantes: el primero, es que no debes sentirte débil o vulnerable por acudir a pedir ayuda con un especialista y en segundo lugar, que como seres humanos, cuando conocemos a una persona obtenemos inconscientemente una impresión acerca de ella y que con el terapeuta y el paciente sucederá lo mismo.

Se crea una relación en la cual no deben existir prejuicios por parte de ninguno de los dos, o sea mantener abierto a comentarios y puntos de vista. En ti quedará la decisión de si te sientes cómodo o no con tu terapeuta. Acudir a terapia significa que se reconoce la necesidad de pedir ayuda y esto es un gesto valiente, pues no todo el mundo está dispuesto a reconocerlo.

La demora en pedir ayuda suele hacer que los problemas psicológicos se hagan más graves y el riesgo de cronicidad aumenta. Hay que entender que en primera instancia la relación con la madre y el padre es fundamental en los primeros años de la vida y posteriormente va dando paso a otras relaciones significativas que resultan determinantes de un desarrollo psicológico sano, como son los amigos en la adolescencia y la pareja en la edad adulta.

Y es así que en otras circunstancias se necesita la opinión de personas ajenas a la vida cotidiana de la persona que sufre. Así, es habitual que las personas consulten con profesionales de confianza, aunque a veces no sean psicólogos (p.e., médico de familia, profesores, sacerdotes, etc.).

La duración de la terapia depende de lo complejo que sea el caso y de la disposición del paciente a dedicar energías a mejorar. Por otro lado, Debemos tomar en cuenta en dónde y con quién tomaremos consulta psicológica. Esto se refiere a valorar el esfuerzo que realiza cada profesional por mantenerse al día en su saber sobre tratamientos psicológicos, su afiliación a asociaciones científicas de reconocido prestigio, que tan actualizado esté y la institución a la que pertenezca, ya que esto será fuente importante del bienestar que puedas recibir de la sesión.

Con información de María Fernanda Méndez Agís.

 

 

Aquí encontrarás otras noticias que podrían interesarte:

 

Te explicamos el significado de la victimización

Te explicamos por qué los padres no deben mentirles a sus hijos

Te explicamos cómo es el rechazo materno ante el nacimiento de un hijo