Te explicamos cómo es el rechazo materno ante el nacimiento de un hijo (Foto: Pixabay)

Redacción Tribuna Noticias
10/16/2020 , 7:15 pm

Te explicamos cómo es el rechazo materno ante el nacimiento de un hijo

Puebla, Pue.-Ante el nacimiento de un bebé, los padres suelen experimentar períodos de confusión en los que es necesario pasar por un periodo de duelo, pasando desde la negación hasta la aceptación de la llegada del mismo.

En algunos casos las mujeres refieren que el amor que una madre debería tener hacia su hijo, no siempre se da desde un inicio. Ya que biológicamente y químicamente muchas hormonas y sustancias en nuestro cuerpo se están formando.

Un ejemplo de ello, es la “oxitocina” llamada la “hormona del amor y el apego” la cual se segrega durante el parto para que la madre desde un inicio pueda vincularse con su hijo. Sin embargo, hay ocasiones en las que esta hormona disminuye y existe un rechazo por parte de la madre hacia el mismo.

Para posteriormente solo preocuparse por alimentarlo y acunarlo sin proporcionarle la estabilidad emocional y la calma que un recién nacido necesita. En algunos casos lamentables podemos observar que padecimientos como “la depresión post-parto pueden propiciar que la madre abandone totalmente a su bebé.

Este sentimiento suele despertar mucha culpa, ya que no es lo esperado y es importante tener presente que el vínculo con el bebé, como todo vínculo, se construye. Si sabemos que esto sucede, que el vínculo se construye, nos permitiremos transitar esta etapa como una etapa de adaptación, de reconocimiento y aprendizaje mutuo, dando lugar a propuestas que favorecen esa relación.

Es importante también que como pareja, se realicen preguntas acerca del futuro de su bebé para orientar sus vidas, sumado a la adaptación de los nuevos roles que cada madre y padre deben cumplir. Se debe crear un nuevo vínculo, tanto como pareja como madre-padre e hijo respectivamente así como un vínculo familiar en el cual puedan conectarse y aprender, en este caso, a ejercer la función materna.

Como bien sabemos, los bebés necesitan para su desarrollo personal y emocional, del contacto físico, de la mirada de su madre y de su palabra, ya que así se propiciará el encuentro y el vínculo entre ellos y se irá construyendo la singularidad y seguridad de ese pequeño.

Desde el primer día el niño respira a su mamá, huele, mira, escucha, siente por medio de su piel, construyendo en ese instante las primeras impresiones acerca del mundo externo tanto físico como emocional.

Con ello se debe propiciar un tiempo de intimidad; madre, padre, hijo o hijos intentando conocerse, descubrirse, sintonizarse para poder transmitirle sensaciones de seguridad, de confianza y sostén para facilitar su llegada al mundo, su adaptación y desarrollo.

Hay que recordar que el único medio del bebé para comunicarse es el llanto por eso todo esto se trata de enfrentarse cada vez más con esa necesidad, esa demanda del bebé que en los primeros días es total y que, por supuesto, no se satisface del todo.

Con información de María Fernanda Méndez Agís.

 

 

 

Aquí encontrarás otras noticias que podrían interesarte:

 

ESPECIAL | Maternidad en tiempos de confinamiento por la pandemia

Trump limitará visas a mujeres embarazadas para frenar el “turismo de maternidad”

Facilita IMSS incapacidad en línea para mujeres por motivo de maternidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *