Tribuna Noticias
05/29/2020 , 4:08 pm

Te presentamos una técnica para la generación de ideas

Realmente todo mundo es creativo, todos tenemos esa parte en la mente que nos genera obtener nuevas ideas en mayor o menor medida y a su manera. Como cualquier habilidad, esta se puede poner en práctica. Solo es cuestión de entrenamiento, como quien estudia para el examen de matemáticas o quien entrena para correr un maratón.

Lo primero es crear una lluvia de ideas, en ella te centrarás en anotar todas y cada una de las ideas que se te vengan a la mente sobre un tema. Después procederás a analizarlas, luego filtrarás las más importantes para empezar a darle forma a tu proyecto o trabajo.

Puedes utilizar también mapas mentales para mostrar el contenido en forma gráfica. Esto es útil para utilizar una palabra clave y posteriormente irle añadiendo ideas de mayor profundidad y presentarlas de forma visual para su mejor comprensión.

Una muy buena forma para hacer que una idea se materialice es visualizándola tal y como si ya la hubiéramos llevado a cabo. Estas ideas, en un principio pueden parecer absurdas, pero nunca llegaremos a saber si son una buena idea o no, si no nos atrevemos a imaginarnos el posible escenario.

Se puede realizar un guion gráfico el cual consiste en elaborar, en una hoja de papel, un póster, una pizarra o el medio del que se disponga, una historieta en la que cada viñeta es una determinada acción o un punto importante del proyecto.

En el campo de la psicología del pensamiento, se utiliza una técnica llamada los seis sombreros en la cual cada uno simboliza un punto de vista diferente por ejemplo; blanco; centrarse en los datos disponibles, ver la información que se tiene.

Rojo; observar los problemas utilizando la intuición y las emociones. Negro; usar el juicio y la cautela, poner de manifiesto lo negativo de problema. Amarillo; pensar de forma positiva. Verde; ser creativo aplicando varias técnicas de generación de ideas. Azul; controlar y gestionar el proceso del pensamiento. Se resume lo dicho y se llega a las conclusiones.

Todo esto permite tener una visión amplia del problema, ser consciente de lo bueno y lo malo y encaminar el proyecto.

Con información de María Fernanda Méndez Agís.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *