Llama Manzanilla Prieto emprender acciones para enfrentar heladas (Foto: Especial)

Fernando Manzanilla Prieto
07/21/2021 , 7:12 pm

Ante la intensificación de la tercera ola urgen medidas de contención 

Primera Parte 

Este martes 13, las autoridades de salud informaron que durante las 24 horas anteriores, se detectaron más de 11 mil contagios, es decir, la cifra más alta que habíamos tenido desde febrero. Antier, esta cifra fue de casi 14 mil contagios, un aumento superior a 400% respecto a los niveles observados en mayo.

De acuerdo con los primeros análisis del comportamiento de esta tercera ola de Covid en el país, la velocidad de contagio es muy similar a la registrada durante el invierno pasado. Y si bien es cierto que algunos consideran que no tendrá un impacto tan fuerte en términos de hospitalizaciones y defunciones, la principal preocupación es que la aceleración de contagios está ocurriendo a pesar de que el 60% se la población ya tiene anticuerpos y que el 25% cuenta con al menos una dosis de la vacuna.

Ante esta evidencia, diferentes analistas coinciden en que el comportamiento de esta tercera oleada representa varios riesgos que vale la pena tomar en cuenta. Por ejemplo, de acuerdo con el modelo matemático del investigador de la UNAM, Arturo Erdely, es previsible que esta nueva oleada supere en número de contagios a la registrada en julio y agosto de 2020, aunque según su modelo, muy probablemente sea menor en cuanto a número de hospitalizaciones y fallecimientos. Como sabemos, hasta ahora, los decesos se han mantenido estables debido a que un alto porcentaje de adultos mayores ya ha sido vacunado.

Otro dato importante es que, si se mantienen las condiciones observadas hasta ahora, el pico de esta tercera oleada probablemente se presentará a mediados de agosto. Aunque esta fecha podría variar considerando el periodo vacacional, ya que es previsible que un fuerte aumento en la movilidad propia del desplazamiento a lugares turísticos contribuya a mantener un incremento de casos por un periodo más largo que el esperado, o peor aún, un comportamiento de la curva tipo “meseta”, que retrase la desescalada hasta el mes de septiembre.

Pero el tema de mayor preocupación tiene que ver con el hecho de que, a diferencia de las oleadas anteriores, en esta ocasión la población más afectada por la nueva ola de contagios es la de los llamados adultos jóvenes. Es decir, personas cuyas edades oscilan entre los 20 y los 40 años. Como se puede apreciar en la gráfica, estos grupos de edad son los que explican el crecimiento acelerado de casos a nivel nacional. 

¿Por qué es preocupante que en esta tercera ola de contagios los adultos jóvenes estén jugando un papel activo en la dinámica de transmisión del virus? Porque se trata de una población mucho más resistente, que difícilmente requerirá hospitalización, lo que puede generar un exceso de confianza durante el periodo vacacional. Todos estamos al tanto de los recientes casos de jóvenes contagiados en las últimas semanas producto de los viajes de graduación. El más sonado, sin duda, fue el de los jóvenes poblanos que viajaron a Cancún, una de las ciudades más afectadas por esta tercera oleada. De los 173 casos de jóvenes infectados por este tipo de celebraciones, 128 corresponden al grupo de poblanos que realizaron su viaje de graduación a este último destino turístico.

El vocero de la Comisión para Atender la Emergencia por Coronavirus de la UNAM, Mauricio Rodríguez, entrevistado por Animal Político, explica que “un joven se contagia el sábado o domingo en una fiesta o reunión, y para el siguiente fin ya es supercontagioso: le va a transmitir el virus mínimo a tres personas más. Cada una de estas tres personas se lo van a transmitir, el siguiente fin de semana, a otras tres, y a sí va creciendo la epidemia”. Rodríguez señala que hay exceso de confianza entre los jóvenes y que esto se ha reflejado en un fuerte aumento en el número de fiestas y celebraciones en espacios cerrados sin medidas de precaución como el uso de cubrebocas, por lo que el especialista considera que son los jóvenes los que están “impulsando” esta tercera oleada. Esta circunstancia podría condicionar una mayor circulación del virus que, como sabemos, propiciaría el surgimiento de nuevas variantes de preocupación.

En suma, en esta tercera oleada la combinación VACACIONES + JÓVENES + FIESTAS + VARIANTE DELTA, puede contribuir a que se superen todas las expectativas tanto en velocidad como en número de casos nuevos; y que, además, contribuya a diseminar las variantes de preocupación, en particular la Delta, que ha demostrado ser más resistente a las vacunas. De ahí la urgencia no solo de aumentar el ritmo de vacunación entre adultos jóvenes, sino de aplicar medidas de contención epidemiológica para frenar la aceleración de contagios. En la próxima entrega, abundaré sobre este tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *