Opinión

Datos históricos para no olvidar: Isaac Newton

17 enero, 2023 1:40 pm
Gabriela Hernández Huerta




-->

“No sé cómo puedo ser visto por el mundo,

pero en mi opinión, me he comportado como un niño

que juega al borde del mar, y que se divierte buscando

de cuando en cuando una piedra más pulida y una concha

más bonita de lo normal, mientras que el gran océano de la verdad

se exponía ante mí completamente desconocido”.

 

Isaac Newton

 

El pasado 4 de enero se cumplieron 380 años del nacimiento del científico y matemático británico Isaac Newton. Él fue un famoso físico, teólogo e inventor inglés nacido en 1643 en Woolsthorpe, Lincolnshire, Inglaterra. Considerado también como alquimista, se podría decir que es el padre de la física tal y como la conocemos actualmente.

El hombre que murió siendo considerado el sabio universal, fue hijo de un labrador casi analfabeto, y de Hannah Ayscough, perteneciente a una familia noble venida a menos. Su infancia no fue feliz: su padre murió antes de su nacimiento, y a los tres años su madre lo dejó con su abuela para casarse con un clérigo anglicano, aunque cuando el niño tenía once años, su madre enviudó de nuevo y volvió con él. No es extraño que el joven Isaac se criara como un niño tímido e introvertido. Contando con doce años, Isaac fue enviado a estudiar al colegio The King´s School, en Grantham. Lo que se sabe de esta etapa es que estudió latín, algo de griego y lo básico de geometría y aritmética. Asimismo, y durante esta época también se produjo un importante cambio en su carácter: su inicial indiferencia por los estudios, surgida probablemente de la timidez y el retraimiento, se transformó en un feroz espíritu competitivo que le llevó a ser el primero de la clase.

Cumplidos los dieciséis años, su madre lo hizo regresar a casa, sin embargo, Newton no se mostró en absoluto interesado por asumir sus responsabilidades como terrateniente; su madre, aconsejada por el maestro de Newton y por su propio hermano, accedió a que regresara a la escuela para preparar su ingreso a la universidad.

A los 19 años, Isaac Newton llegó a la Universidad de Cambridge e ingresó en el Trinity College. A lo largo de sus años de estudiante en esa universidad, adquirió una enorme competencia en el dominio de las matemáticas de su época, que le llevaría más tarde a realizar una contribución tan fundamental como el desarrollo del cálculo infinitesimal, en paralelo al filósofo alemán Gottfried Leibniz, con quien mantendría una sonada polémica. Y es que Newton comparte con Leibniz el crédito por el desarrollo del cálculo integral y diferencial, que utilizó para formular sus leyes de la física y astronomía. También contribuyó en otras áreas de las matemáticas, desarrollando el teorema del binomio y las fórmulas de Newton-Cotes.

Newton se formó bajo la tutela de Isaac Barrow, a quien, una vez completados sus estudios, sucedería en la cátedra de matemáticas.

Tras su graduación (cuatro años más tarde), Newton acabaría dedicándose por completo al estudio de las matemáticas y la filosofía natural, realizando descubrimientos trascendentales en el campo del cálculo, la física y la óptica.

De todos sus estudios y descubrimientos, destaca su obra “Principios matemáticos de la filosofía natural”, publicada en 1687, en la que sentó las bases de la física moderna y la ingeniería a través de sus leyes del movimiento y la teoría de la gravedad, marcando un antes y un después en la historia de la ciencia.

Asimismo, se afirma que el momento culminante de la Revolución Científica fue el descubrimiento realizado por Isaac Newton relativo a la Ley de la Gravitación Universal. Con una simple ley, Newton da a entender los fenómenos físicos más importantes del universo observable, explicando las tres leyes de Kepler.

Newton fue respetado durante toda su vida como ningún otro científico, y prueba de ello fueron los diversos cargos con que se le honró: en 1689 fue elegido miembro del Parlamento, en 1696 se le encargó la custodia de la Casa de la Moneda, en 1703 se le nombró presidente de la Royal Society, y finalmente en 1705 recibió el título de Sir de manos de la reina Ana.

Finalmente, tras una larga vida volcada al desarrollo de la ciencia y la compresión del universo, Newton fallecería el 31 de marzo de 1727 a los 84 años en Londres tras una disfunción renal mientras dormía. Ocho días más tarde, el 8 de abril de 1727, recibió el honor de ser el primer científico enterrado en la Abadía de Westminster.

 




Relacionados

Le podría interesar
Close
Back to top button