Irma Sánchez
09/24/2021 , 3:52 pm

Eduardo Rivera no gobernará solo


Entre hoyancos, baches, calles oscuras en las noches, camellones y parques convertidos en verdaderas selvas, miles de poblanos aguardan con entusiasmo al 15 de octubre, con la idea que del 15 para el 16 todo cambiará en la capital del estado.

Si bien Eduardo Rivera Pérez llegará, o más bien regresará para un segundo mandato, hay que convencerse de que con todo y las ganas, convicción y compromiso con que llega, no tiene una barita mágica para rescatar a una ciudad que ha retrocedido.

Dicen los viejos “una cosa es la deseable y otra la posible”

Y cuanta verdad encierra esta expresión que era recurrente en el exgobernador Alfredo Toxqui Fernández de Lara.

Rivera Pérez regresa al ayuntamiento requerido a gritos por los poblanos que lamentan el deterioro de su ciudad.

Y hay que destacar que ahora esos poblanos demandantes de una mejor suerte para su ciudad, tienen el compromiso de no dejar solo a su alcalde, y comprometerse a trabajar con el.

La convicción de Rivera Pérez es de sumar, de multiplicar, consciente de que enfrentará el obligado reto de convencer a los incrédulos, a los escépticos que no son ni de aquí, ni de allá, y a los que tradicionalmente se aferran al pasado, a una gloria pasada.

Para conseguir la suma de todos por Puebla, Eduardo Rivera en cuanto ganó la elección el 6 de junio, continuó en el trabajo de enriquecer su proyecto de rescate de Puebla, partiendo de la convicción de un trabajo incluyente con una participación plural de personajes.

Por eso incluso decidió ajustes a su planilla de regidores para organizar un equipo con personas que garantizan capacidad, experiencia y conocimiento en cada una de las áreas de la administración municipal.

De esta forma desde el primer día de su gestión se experimentará una nueva dinámica y redimensión en la vida municipal.

En esta nueva coyuntura el alcalde y su equipo privilegiarán el diálogo, haciendo de la interacción con todos los grupos un instrumento eficaz y seguro para ir al fondo de los asuntos.

Las expectativas sobre la segunda gestión como alcalde de Eduardo Rivera Pérez son altas, y para alcanzarlas, confía en la participación de cada habitante de la ciudad y grupo, para volver a disfrutar de una capital limpia, ordenada, segura, alumbrada, y en orden.

Por lo que hay que afirmar, “la ciudad es nuestra” y la participación de todos, hará la diferencia para lograr los mejores resultados