(Foto: Pixabay)

Tribuna Noticias
04/27/2021 , 11:44 pm

Menores con discapacidad en México, entre el abandono y la negligencia

Redacción.- Los niños, niñas y adolescentes con discapacidad son uno de los grupos más marginados y excluidos de la sociedad, lo que impide que tengan una adecuada nutrición, que accedan a servicios de salud, que asistan a la escuela, que expresen su opinión o que de manera general se atiendan sus necesidades, señala el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef). ​

Leer también: Divulgan video de tripulantes del submarino antes de morir

Diariamente, ellos y sus familias, explica el Unicef, se enfrentan a actitudes negativas, estereotipos, estigma, violencia, abuso y aislamiento; así como a la falta de políticas públicas y leyes adecuadas que garanticen el ejercicio de sus derechos humanos y su inclusión social.

En muchos países la respuesta a la situación de este grupo poblacional se limita principalmente al abandono, la negligencia o a su reclusión en instituciones, apunta el organismo. México es uno de esos países.

De acuerdo con el Censo Poblacional 2020 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México habitan 20 millones 838 mil 108 de personas con alguna discapacidad, limitación para realizar actividades diarias (caminar, ver, oír, entre otras) o algún problema o condición mental. De éstas 2 millones 611 mil 861 son personas menores de 18 años.

Leer también: Cae losa al interior de casona en el Barrio de La Luz

El ámbito educativo refleja perfectamente el abandono y la negligencia antes señalados. Según la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID) 2018, un 25 por ciento de este grupo poblacional no asiste a la escuela.

En ese sentido, la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM) estima que en el país las niñas, niños y adolescentes con discapacidad tienen el doble de probabilidades de no asistir a la escuela, en comparación con sus pares que no viven con alguna discapacidad.

Y aún quienes logran acceder a la educación tienen que enfrentarse a la poca accesibilidad en las instalaciones y a la escasa capacitación de los docentes en las escuelas regulares; y a la insuficiente atención en las escuelas de educación especial, consecuencia de la sobrecarga de trabajo de los docentes que tienen que atender a un número elevado de estudiantes con diversas discapacidades.

Respecto al acceso a la salud de este sector, la ENAID 2018 indica que el 87 por ciento de los menores de edad con discapacidad están afiliados a alguna institución de servicios de salud. Sin embargo, el Unicef remarca que estas personas se enfrentan a una oferta limitada de servicios, aptitudes y conocimientos inadecuados del personal sanitario e instalaciones inaccesibles en los centros de salud.

El abandono a los niños, niñas y adolescentes con discapacidad, expone el Unicef, deriva en su exclusión del ámbito laboral, en problemas de salud y en que sean dependientes de sus familias y de los apoyos gubernamentales, reduciendo las posibilidades de su autodeterminación.

En México, solo el 39 por ciento de las personas con discapacidad tiene empleo, según la organización Impunidad Cero. Por otro lado, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) indica que la mitad de las personas con discapacidad viven en situación de pobreza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *