Imagen: Gobierno de México

Yazberth Guevara| Tribuna Noticias
11/18/2021 , 7:12 pm

El papel de las mujeres en la Revolución Mexicana


Puebla, Pue.- Hablar de la Revolución Mexicana nos recuerda a héroes como Francisco I. Madero, Francisco Villa, Emiliano Zapata, Venustiano Carranza, entre otros, sin embargo, existen mujeres que formaron parte de este movimiento de las que no hablan los libros de historia.

La activista y feminista Marisol Calva realizó, en Tribuna Matutina, un recuento de las mujeres que tuvieron un papel muy importante de forma individual, intelectual y estratégica en la Revolución Mexicana.

Por principio de cuentas, explicó el papel de “Las Soldaderas”, quienes eran esposas de los soldados y los acompañaban en todo momento junto a sus hijos para realizar las tareas que ellos no podían hacer, como lavar ropa o hacer de comer, incluso llegaban a robar alimento para darle de comer a los hombres de sus tropas.

Otro papel importante lo tuvieron “Las Adelitas”, las cuales deben su nombre a Adela Velarde y fueron un grupo de mujeres enfermeras revolucionarias. Dentro de ellas se encontraba Elisa Jiménez, quien fundó la Cruz Blanca Neutral en el país ya que el entonces presidente de México, Porfirio Díaz, dio la indicación a la Cruz Roja de no atender a los hombres de las tropas rebeldes, es por por lo que Elisa, junto con enfermeras y estudiantes de la Escuela Nacional de Medicina fundaron más de 30 brigadas a nivel nacional. Un dato importante es que a este grupo de mujeres se sumó la esposa de Francisco I. Madero, Sara Jiménez, quien se encargó de conseguir financiamientos para poder abarcar todo el país.

A estos movimientos armados se sumaron mujeres como Rosa Bobadilla, una coronela, el máximo nivel que podía tener una mujer en la revolución, y Rosa Padilla, ambas estuvieron en las tropas zapatistas, pues llevaron a cabo más de 148 acciones de guerra, tan solo Bobadilla estuvo al mando de mil 500 hombres del Ejército Zapatista.

Un aspecto relevante en este recuento es que algunas mujeres tuvieron que masculinizarse, dando paso al transgenerismo estratégico, ya que hubo violencia sexual contra todas ellas y para poder garantizar su seguridad se vestían como hombres. En este grupo destacan Petra Herrera y Ángela Jiménez, quienes se convertirían en Pedro Herrera y Ángel Jiménez respectivamente.

Además, se dio el primer caso de transgenerismo reconocido por la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) con Amelia Robles, pues al concluir el movimiento armado ella decidió autopercibirse como hombre, por lo que se le reconoce como veterano de guerra bajo el nombre de Amelio Malaquías.

Dentro del ámbito intelectual y político se encuentra Dolores Jiménez y Murofundadora del Club Antireeleccionista Hijas de Cuauhtémoc, también junto a Belén Gutiérrez creó su propio diario, tiempo después ambas serían encarceladas por Porfirio Díaz.

En este recuento no se podía dejar a un lado a Carmen y Natalia Serdán Alatristre, originarias de Puebla. Carmen se encargó de recorrer la República Mexicana, pues era la principal emisaria de Francisco I. Madero, también llegó a contrabandear armas que guardaba en su casa. Mientras que Natalia le ayudaba a transportar bombas caseras en canastas, ya que por ser mujeres la policía no las revisaba.

Después del proceso armado, en 1916, ocurre el primer congreso feminista impulsado por Elvia Carrillo Puerto, quien trabajó por el reconocimiento del voto femenino y los derechos sexuales y reproductivos por primera vez en la historia de México.

Finalmente, la activista señaló que las mujeres vieron en el movimiento de la Revolución Mexicana una posibilidad de salir de los roles estereotipados que tenían asignados, además, subrayó la importancia de reconocer a las mujeres como sujetos históricos de nuestro país.