Opinión

Anafre Rojo

18 julio, 2022 12:36 pm
Carlos Fdz. Trillo




“Dios se encuentra en los detalles”, frase famosa atribuida al escritor Gustave Flaubert que habla acerca de cómo son las pequeñas cosas las que hacen de una obra algo auténtico y destacable.

Restaurantes de comida mexicana en el Centro de Puebla hay muchos, pero son pocos aquellos que tienen un concepto definido. El concepto de un restaurante tiene que ver con una propuesta integral… desde el nombre, el diseño de interiores, la imagen, los colores, mobiliario y principalmente la comida. ANAFRE ROJO surge como un restaurante para darle servicio al Hotel Señorial (el cual forma parte de la historia de la ciudad) pero con la idea de hacer un lugar único. Es ese tipo de lugares que con sólo escuchar el nombre ya se antoja y se despierta la curiosidad. El despacho de arquitectura encargado del proyecto creó un lugar lleno de elementos mexicanos muy conocidos pero dispuestos en forma muy original, y con pequeños detalles como el tener siempre un cirio encendido en la entrada que lo convierten en una propuesta muy potente a nivel de diseño.

Y hablando de su comida es cuando toma más fuerza. En su página de internet encontré esta frase que me encantó: “el espectro del a comida mexicana es tan amplio como el amor” … lo cual considero muy cierto y me gusta que hagan esa relación entre comida y amor, creo que casi todos los mexicanos lo vivimos de esa manera desde que somos pequeños. En Anafre Rojo buscan rescatar recetas típicas de la cocina mexicana logrando propuestas deliciosas con ingredientes que ya todos conocemos, pero presentados con una estética muy cuidada y sabores deliciosos.

En este viaje gastronómico comencé con una DEGUSTACIÓN POBLANA, plato perfecto para compartir y probar un poquito de los mejores antojitos que tenemos en la ciudad: cemita de chalupas poblanas, molotes de queso Oaxaca y tlacoyos con salsa verde y roja. Si creen que suena rico no se imaginan el sabor ¡Es como estar comiendo en un puestito de la calle!

Después continué con un CHILPACHOLE ANAFRE, preparado con la receta tradicional veracruzana, camarones y chochoyotes (bolitas de masa), ¡un plato delicioso! Esa mezcla entre lo picante y lo caliente que hace pedir a gritos una cerveza helada y nos proporciona un comienzo perfecto para lo que será una gran comida. Ya sea por si el clima está medio lluvioso o si la fiesta los agarró el día anterior este plato será su salvador.

Si tienen antojo de comer mole, la mejor opción son las ENMOLADAS, porque pueden probar el mole poblano tradicional, el pipián y el mole rosa (especialidad de la casa). He aprendido que la mejor forma de disfrutar moles es sin comparar, porque cada casa y cada familia tendrá sus secretos y su forma de preparar. Aquí el mole poblano me sorprendió, picante y dulce, reconfortante y especiado.

El pipián hecho a la perfección y el mole rosa es algo que todos deben de probar, difícil de explicar a qué sabe, pero fácil de compartir que es buenísimo. Les recomiendo que, si es su primera vez, lo pidan con salmón… combinación perfecta.

La carta es muy extensa y tienen muchas cosas que me quedé con el antojo de probar en mi próxima visita: chalupas con chapulines, tortita de chile chipotle relleno navideño, fideo seco, sopa de tortilla, cemitas, caldo de piedra, tostadas de huitlacoches… mucha comida mexicana y mucho amor … Se te antoja?

Síganme para más reseñas, agradeceré que me escriban sus comentarios sobre este y los otros restaurantes que he visitado y sus recomendaciones para los siguientes.

INSTAGRAM: @charlyft / @mundoepicureomx



Relacionados

Back to top button