(Foto: INTI OCON / AFP)

AFP
06/12/2021 , 12:33 am

Opositores al gobierno de Daniel Ortega fueron detenidos en los últimos días

Managua, Nicaragua.- La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, aseguró el jueves que quienes se sientan perseguidos es por los delitos que han cometido, en momentos en que varios opositores al gobierno de Daniel Ortega fueron detenidos en los últimos días en medio de críticas internacionales.

Leer también: La detección temprana del cáncer de próstata podría y debería ser oportuna

Cuántos de esos que dicen sentirse hoy perseguidos. ¿Perseguidos? Perseguidos por ellos mismos, por sus tropelías, por sus delitos. ¿Cuántos de esos puchos [poquitos] pueden decirse honrados? La honradez es una cualidad y un don de Dios”, dijo Murillo.

La también primera dama suele decir que los opositores son “puchitos”, poquitos.

Aunque en esta ocasión no dijo de quién hablaba, sus comentarios ocurren cuando al menos siete opositores, entre ellos cuatro aspirantes a la presidencia, están presos bajo cargos de “incitar la intervención extranjera”.

Además fueron apresados el líder empresarial José Aguerri y dos representantes de la sociedad civil, el excanciller José Pallais y la activista Violeta Granera.

Estas detenciones provocaron nuevas condenas y sanciones de Estados Unidos y otros países contra el gobierno de Ortega.

Leer también: Sexagenario se arroja desde puente peatonal en la Vía Atlixcáyotl

La redada policial se inició el 2 de junio con el arresto de Cristiana Chamorro, hija de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro y la aspirante con más posibilidades de derrotar a una posible nueva candidatura del actual presidente.

Ortega, un exguerrillero que gobernó de 1979 a 1990, regresó al poder en 2007 con el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y se mantiene allí tras dos reelecciones sucesivas. Sus opositores esperan que intente un cuarto mandato.

Ortega ha sido acusado por la oposición, organismos de derechos humanos y la comunidad internacional de gobernar de manera autoritaria, tras la brutal represión de las manifestaciones contra su gestión en 2018, que dejaron más de 300 muertos y miles de exiliados.