Fernando Gaco
07/20/2021 , 8:00 am

4 Lecciones para emprendedores en la película: The Social Network

The Social Network es una película del 2010, que trata sobre el nacimiento de una de las redes sociales más relevantes e importantes del mundo actual: Facebook. La historia sigue a su fundador Mark Zuckerberg, quien durante su tiempo como estudiante en la Universidad de Harvard, concibió la idea que eventualmente se convertiría en Facebook.

Como una manera de desquitarse con su ex novia Erica Albright, Zuckerberg construyó un sitio web que comparaba fotos de chicas de diferentes universidades.

Con ayuda de su amigo Eduardo Saverin, fue capaz de tener acceso a la base de datos de la escuela para poder crear la página, la cual nombró Facemash. La popularidad de Facemash fue tal que llamó la atención de otros tres estudiantes de Harvard, los hermanos Cameron y Tyler Winklevoss y su colega de negocios, Divya Narendra. Los tres deseaban crear su propio sitio web, Harvard Connection, y para ello pidieron la ayuda de Zuckerberg, quien aceptó ayudarlos. Esta reunión le dio a Zuckerberg la idea de crear su propia herramienta de conexiones sociales en línea, exclusiva para alumnos de Harvard, llamada thefacebook, donde la gente pudiera compartir su información sin que invadieran su privacidad. Y fue así como junto con Saverin comenzaron el proyecto que ahora conocemos como Facebook.

Una de las primeras lecciones que nos deja la película es sobre la importancia de contar con el talento y los socios adecuados para llevar a cabo nuestros emprendimientos. Zuckerberg fue capaz de crear la primera versión de Facebook gracias a sus conocimientos en programación e informática, y sin la ayuda de Saverin no habría tenido acceso a la información que necesitaba para ello.

La segunda lección es que a veces las mejores ideas pueden surgir de situaciones y personas inesperadas, pero depende de nosotros detectar la oportunidad y saber cómo aprovecharla. Si Facemash no hubiera tenido el éxito inicial que tuvo y si los hermanos Winklevoss no se hubieran reunido con Zuckerberg, este probablemente no habría concebido Facebook como lo conocemos ahora.

La tercera lección es mantenernos fiel a nuestra idea. En un punto de la historia nos dicen que Saverin deseaba monetizar el sitio por medio de anunciantes, pero Zuckerberg se negó a hacerlo, pues pensaba que podría ser contraproducente para el servicio. Por lo que se aferró en mantener la misma propuesta de valor, usabilidad y segmentación de mercado que les funcionó desde el principio.

La importancia del Networking es la cuarta lección que nos deja la película. Un amigo de un amigo, o el conocido de algún socio pueden terminar presentándonos a personas que cuentan con los contactos o recursos que necesitamos para el crecimiento de nuestro negocio. Por lo que mantener una buena relación con todos nos servirá para encontrar socios, inversores y colaboradores necesarios para alcanzar nuestros objetivos.

Podríamos señalar muchas otras lecciones en la película, pero me parece que estas cuatro le servirán a cualquiera independientemente de su tipo de emprendimiento.

Al final, lo más importante es hacer lo que nos gusta, enfocarnos en ello e intentar hacerlo mejor que nadie más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *