10/11/2021 , 1:55 pm

Chef: Nunca se es tarde para cumplir tus sueños


Chef es una película del 2014, dirigida y protagonizada por Jon Favreau, que relata la historia de un reconocido chef, Carl Casper, quien tras una crisis profesional renuncia a su trabajo en un famoso restaurante de Los Ángeles y termina asociándose con su mejor amigo, ex esposa e hijo para montar su propio food truck, y así recuperar la pasión por su trabajo.

La película empieza con el chef en jefe, Carl Caper, preparándose para la visita de un reconocido bloguero que hará una reseña del restaurante donde trabaja.

Carl, un hombre apasionado y orgulloso de su trabajo ve esta ocasión como una buena oportunidad para impresionar al crítico con sus nuevos platillos.

Sin embargo, el dueño del restaurante, Riva, le suplica que se apegue a preparar los platillos favoritos del lugar, tras una larga discusión, Carl acepta.

Cuando finalmente lee la reseña, está lo califica de aburrido y poco imaginativo, lo que disgusta en gran medida a Carl y al resto del equipo.

Herido por la mala crítica, Carl decide llevar a cabo la revancha, esta vez con el menú que desde un inicio deseaba preparar. Pero nuevamente los deseos conservadores del dueño se interponen con la ambición creativa de Carl, quien termina desempleado para el final de la noche.

Inez, su ex esposa, lo convence de administrar su propio food truck, explicándole sus ventajas, al poder cocinar lo que desee y ser su propio jefe.

Carl, sin muchas más opciones decide hacerle caso, e inesperadamente es así como reencuentra su pasión por la cocina de la mano de la gente que siempre lo apoyó: su amigo Martin, su hijo Percy e Inez.

Esta historia es un claro ejemplo de que a veces lo que consideramos “ser exitoso” no siempre es equivalente a “ser feliz” y que en ocasiones para conseguir aquello que verdaderamente nos hace feliz tendremos que dejarlo todo, aun cuando estemos en lo más alto, si es que queremos cumplir nuestros sueños.

En el caso de Carl, aunque se encontraba en una posición cómoda y privilegiada no era feliz, ya que no podía llevar a cabo su visión creativa a su gusto y por tanto termino arriesgándolo todo, incluyendo su reputación, con tal de ser fiel a sí mismo y hacerle justicia a su visión y habilidades en la cocina.

Por otro lado, nos da la valiosa lección sobre la importancia de rodearnos de la gente correcta para sacar adelante todo nuestro potencial.

Carl no podía hacer esto debido a las ideas conservadoras de su jefe, quien no veía el problema en carecer de creatividad o innovación con tal de seguir haciendo dinero. También nos enseña cómo podemos encontrar excelentes socios en las personas que menos esperábamos.

Como muestra el final de la película cuando el mismo crítico de comida, quien empezó todo el conflicto, se acerca a Carl para ofrecerle la oportunidad de abrir su propio establecimiento con él.

Finalmente nos muestra que para reencontrar nuestra pasión y volver a nuestras raíces, debemos salirnos del camino que ya conocemos para ver otros horizontes que nos pueden ayudar a encontrar aquello que más deseamos hacer. Dejar atrás el camino que comenzamos no necesariamente significa algo negativo, al contrario, puede ser el inicio de algo nuevo, mejor y mucho más emocionante en nuestras vidas y carreras.