Miguel Otman
03/23/2022 , 6:25 pm

Crecimiento o Desarrollo: México vs España

A lo largo de su mandato el presidente ha mostrado una ideología claramente anti-imperialista y colonial al intentar construir horizontalmente un dialogo con las potencias económicas mundiales. En este sentido, el presidente ha sido duramente criticado por grupos conservadores al referirse en múltiples ocasiones al caso España-México y solicitar una disculpa pública por parte de su jefe de Estado por los actos cometidos durante la conquista. 

Me parece que a diferencia de sus rivales políticos que argumentan que el presidente intenta distraer la atención de lo que -realmente- pasa en México, pienso que busca como lo ha mencionado, transformar la vida pública del país. No ahondaré en discusiones históricas, políticas o incluso filosóficas, sin embargo, considero que la conquista y ese periodo de la historia es uno muy importante para el desarrollo del sistema económico actual, como la conocemos, con existencia de un centro y una periferia, que subsisten uno de otro. Y viviendo esta dinámica la periferia se ve subsumida bajo la hegemonía del centro. 

De la parte de vista económico, debemos recordar que España es el principal socio comercial europeo de México, y las principales inversiones hechas se dirigen hacia sectores como el energético, financiero, telecomunicaciones, infraestructuras y turismo. Por otro lado, México es el principal país inversor latinoamericano principalmente en los sectores alimentarios, inmobiliarios y de ingeniería civil.

En cuestión de comercio entre ambos países la diferencia entre sectores es importante ya que mientras España exporta a México máquinas y aparatos mecánicos, automóviles, aparatos y material eléctrico; México exporta combustibles, maquinaria mecánica y vehículos principalmente. 

La relación económica entre México y España es innegable e importante y tiene beneficios para el país. El presidente ha sido muy enfático que no quiere eliminar relaciones sino replantearlas para lograr mayores ventajas con nuestros socios comerciales, en este sentido, las disculpas que plantea el presidente podría criticarla en dos formas, la primera podría ser que llevar categorías actuales como éticas y de  relaciones sociales al pasado son imposibles de comparar, pero al mismo tiempo como lo he mencionado el pasado ha determinado y estructurado el presente que se vive y de esa manera aceptar que se hizo un daño más allá de la estructuración de las naciones-estado, sería un gran paso para la transformación de las relaciones existentes, ya que nos han enseñado a ver la historia solamente desde una dualidad de buenos y malos, cuando existen ganadores y perdedores y muchas combinaciones más.

Por otro lado, el presidente solicita que se haga una disculpa a los pueblos originarios que son los perdedores en este sistema, en el que no pueden integrarse debido a un estilo de vida alejado de la lógica capitalista.