Datos históricos para no olvidar: Miguel de Cervantes Saavedra

26 abril, 2022 4:16 pm

¡Oh envidia, raíz de infinitos males y carcoma de las virtudes!

Don Quijote de la Mancha

El ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha narra las aventuras de Alonso Quijano, un hidalgo pobre que de tanto leer novelas de caballería acaba enloqueciendo y creyendo ser un caballero andante, nombrándose a sí mismo como don Quijote de la Mancha.

Esta gran obra es un clásico de la literatura española por excelencia, una obra escrita por Miguel de Cervantes, y fue publicado en dos partes entre los años 1605 y 1615. Este gran libro es considerado como la primera novela moderna y uno de los principales clásicos de la literatura universal, pues se dice que se trata de la obra más traducida después de la Biblia.

Siendo el cuarto de los siete hijos del matrimonio formado por Rodrigo de Cervantes Saavedra y Leonor de Cortinas, Miguel de Cervantes Saavedra nació en Alcalá de Henares, España, entre el 29 de septiembre y el 9 de octubre de 1547, fecha en que fue bautizado en la parroquia de Santa María la Mayor. Vivió una infancia marcada por los constantes problemas económicos de su familia, misma que en 1551 se trasladó a Valladolid. Es en esta ciudad donde el joven Miguel inició sus estudios, probablemente en un colegio de jesuitas.

La inestabilidad familiar determinó que su formación intelectual, aunque extensa, fuera más bien improvisada. Aun así, parece probable que frecuentara las universidades de Alcalá de Henares y Salamanca, en virtud de que en sus textos aparecen descripciones de esta etapa de su vida.

En 1569 salió de España, probablemente a causa de algún problema con la justicia, y se instaló en Roma, donde ingresó en la milicia, participando en la batalla de Lepanto (1571). Y como dato interesante, es de resaltar que su apodo de Manco de Lepanto le fue dado porque precisamente en esa batalla resultó herida su mano izquierda, perdiendo movimiento de ella. Cervantes siempre se mostró muy orgulloso de haber luchado en tal batalla, que para él fue, como escribió en el prólogo de la segunda parte del Quijote, “la más alta ocasión que vieron los siglos pasados, los presentes, ni esperan ver los venideros”.

Cuando regresaba de vuelta a España, tras muchos años de permanecer en Cerdeña, Lombardía, Nápoles y Sicilia (lugar donde adquirió un gran conocimiento de la literatura italiana), la nave en la que viajaba fue abordada por piratas turcos (1575), mismos que lo apresaron y vendieron como esclavo, junto a su hermano Rodrigo, en Argel. Allí permaneció hasta que, en 1580, un emisario de su familia logró pagar el rescate exigido por sus captores. En España, tras once años de ausencia, encontró a su familia en una situación precaria, por lo que se dedicó a realizar encargos para la corte durante unos años.

En 1584 se casó con Catalina Salazar de Palacios, y al año siguiente se publicó su novela La Galatea. En 1587 aceptó un puesto de comisario que si bien le acarreó más de un problema con los campesinos, esto le permitió entrar en contacto con el pintoresco mundo del campo que reflejaría en su obra maestra, el Quijote.

En 1604 se instaló en Valladolid y en 1605 publicó la primera parte de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, la segunda parte no aparece hasta 1615.

Otro dato interesante consiste en que se dice que para 1612 ya circulaban traducciones al inglés y al francés, y puede decirse que Cervantes supo que con el Quijote creaba una forma literaria nueva.

Miguel de Cervantes murió entre el 22 y el 23 de abril de 1616, a causa de la diabetes que padecía.

La gran influencia de Cervantes en la literatura universal ha sido tal, que la misma lengua española es conocida como la lengua de Cervantes.




Relacionados

Back to top button