03/18/2021 , 3:00 pm

Dignidad y Respeto

Mientras más avanzamos, más retrocedemos.

Pareciera un contrasentido.

Pero analice usted, hasta el siglo pasado, por ejemplo, quienes hacían política se preparaban para desempeñar el mejor papel.

Y así es como legaron experiencias con las que se han escrito páginas de la historia.

Hoy para desenvolverse en el ámbito político, no hace falta talento, con tan solo memorizar un esquema de frases que lo mismo encajan y son aprovechadas para hablar de los alcances económicos, que de una campaña de reforestación, que de la construcción de un camino, que de la impartición de justicia, que del avance de la mujer en el administración pública.

Temas con los que con 3 o 4 párrafos se conforma un discurso.

Y si se intercala un mensaje de agresión, de denuesto; los logros son mayores porque hoy se dice que “ya se habla claro”.

Analice usted, en las famosas “mañaneras” del presidente no fallan los ingredientes de agresión, acusación, denuesto y denuncia.

Y cuando éstos se le revierten, el acervo se tiene listo con la reacción espejo de más denuesto, acusación y denuncia, no falla.

Politólogos de todos nuestros respetos como un Jesús Reyes Heroles, José Vasconcelos, Enrique Olivares Santana, y todos los presidentes hasta Carlos Salinas de Gortari actuaron con respeto, aún en momento de los más severos juicios, jamás dieron una contestación grosera y mucho menos aplicaron motes y apodos.

Hoy el presidente en turno se ha caracterizado por todo lo contrario. Por ejemplo, al expresidente Felipe Calderón lo refiere como “el borólas” y no regatea a cualquier acusación de reaccionarios, conservadores y hasta traidores a la patria, cuando no coinciden con él.

¿De qué se trata?

¿No se ha dado cuenta que la campaña política en la plaza pública terminó hace 4 años?

¡Por favor! que alguien se lo notifique para que actúe con la dignidad que la investidura presidencial obliga.

Y ahora salimos de México y encontramos que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a 3 meses de su arribo al poder, acusó de asesino al presidente de Rusia, Vladimir Putin, sin mayor problema.

Y lo que no esperó fue la reacción escolar que iba a tener el acusado que ante la televisión se concretó a repetir una frase muy escolar de su infancia “el que lo dice lo es”

Y ya serio, Putin solo adelantó que Rusia seguirá trabajando con Estados Unidos en proyectos necesarios, esenciales y de beneficio para las dos potencias.

A ver ahora que respuesta tiene el señor Biden a la reacción de su homólogo Putin.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *