Las mascotas también son víctimas del estrés por la pandemia

18 marzo, 2021 9:55 pm

Redacción.- Derivado de la interacción con los humanos, los animales pueden sufrir estrés, volverse agresivos e incluso autolesionarse. Para diagnosticar cuáles son los motivos de estos comportamientos en las mascotas, los etólogos son los indicados. La etología es la rama de la biología y la psicología que estudia el comportamiento de la fauna.

Leer también: Liberan a alcalde de Zirándaro Guerrero, tras ser secuestrado por grupo armado

Durante la pandemia, según un artículo del portal EFEverde, las visitas con los etnólogos han aumentado hasta en un 50 por ciento. A las consultas llegan gatos que arañan, perros que destrozan muebles y aves que se arrancan plumas: animales que han visto alterada su rutina, su entorno, por el confinamiento.

Las mascotas necesitan “un entorno previsible, que las cosas sean siempre más o menos iguales a su alrededor”, y el confinamiento y la vuelta a “la nueva normalidad” han alterado esto, explica el etólogo y vocal del Colegio de Veterinarios de Madrid, Manuel Lázaro, a la agencia de noticias española.

Con el confinamiento las mascotas se habituaron a estar en casa con todos los miembros de la familia, a salir poco a la calle y a volver deprisa, pero con la vuelta al trabajo fuera de casa y de los niños al colegio, los animales se han quedado de nuevo solos en el hogar y eso les ha generado mucha ansiedad y frustración. No son capaces de controlar la situación y lo pasan francamente mal”, apunta Lázaro.

La educación que una mascota recibe en casa y el entorno tienen muchísimo peso a la hora de marcar su comportamiento”, dice el especialista, quien también destaca que “el único capacitado para recetar terapias y tratamientos en estas patologías” es el etnólogo.

En casos de agresividad severa, por ejemplo, se requieren psicofármacos. Cada conducta negativa tiene un tratamiento y un fármaco asociado, señala la Doctora en Veterinaria Sofía Manchini, en entrevista para la revista ABC.

Manchini expresa que la demanda de consultas está en auge, pues durante la pandemia las personas se han concentrado más en sus mascotas y han notado, con mayor facilidad, que algo las pone nerviosas o agresivas.



Relacionados

Back to top button