México continúa sin prevenir ni erradicar el trabajo infantil

28 abril, 2021 11:36 pm

Redacción.- Las condiciones de pobreza en las que viven millones de familias mexicanas han provocado que en el país al menos 3.3 millones de niñas, niños y adolescentes trabajen, según datos de la Encuesta Nacional de Trabajo Infantil (ENTI) 2019. En otras palabras, en México el 11.5 por ciento de los menores de edad se han visto obligados a descuidar, por ejemplo, su educación para apoyar económicamente en su hogar.

Leer también: WhatsApp trabaja en la función de eliminar mensajes en 24 horas

En Puebla la problemática no es menor, pues de acuerdo con la ENTI 2019 en el estado 282 mil  675 niñas, niños y adolescentes trabajan, es decir el 18.3 por ciento de la población menor de edad; la segunda tasa más alta de trabajo infantil de todo el país.

El trabajo infantil  no es simplemente una incursión en el ámbito laboral a una edad más temprana, es una vulneración de los derechos humanos de infantes y adolescentes, que de acuerdo el director de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), Juan Martín Pérez García, deriva en múltiples consecuencias: aumenta la tasa de deserción escolar y de embarazos a temprana edad y provoca daños a la salud física y emocional, entre otras afectaciones.

Y aunque lo común es responsabilizar a las familias de que los menores de edad realicen actividades económicas, en realidad el culpable es el Estado, que permite que la población sobreviva con pocos ingresos, lo que finalmente provoca que tengan a sus hijos trabajando, explica Pérez García en entrevista para el portal Lado B.

Leer también: Durante asalto asesinan a repartidor en Izúcar de Matamoros

En ese sentido, las acciones gubernamentales para erradicar el problema en el país han sido ineficientes, en el mejor de los casos, o simplemente inexistentes. 

En Puebla, por ejemplo, el año pasado la Secretaría de Trabajo estatal creó la Comisión para Prevenir, Combatir y Erradicar el Trabajo Infantil en Puebla (CITI); pero varios meses después lo único que ha hecho es un diagnostico que identificó a Tehuacán, Huauchinango, Huehuetla, Tecamachalco y a los municipios de la sierra Negra como las zonas con mayor riesgo de trabajo infantil en el estado

Esto no solo ha provocado que el trabajo infantil no disminuya, sino que aumente.  De prueba está el incremento en la tasa nacional y en la estatal: en el país de 2017 a 2019 el porcentaje de menores de edad trabajando pasó de 11 a 11.5; mientras que en Puebla en el mismo periodo pasó de 16.2 a 18.3.

La única solución para que el trabajo infantil se prevenga y se erradique, subraya el director de la Redim, es que las y los adultos tengan un empleo digno y con prestaciones sociales, pues mientras no se mejoren las condiciones socioeconómicas no hay una posibilidad real de que la situación cambie.

Esto toma una especial relevancia cuando los especialistas han pronosticado que debido al cierre de las escuelas y a la falta de empleo por la pandemia, la cifra de niñas, niños y adolescentes trabajando podría pasar de 3.3 a 5 millones.

Relacionados

Back to top button