Primeros pasos para ser un buen negociador

3 agosto, 2021 8:00 am

La negociación es una de las habilidades más importantes que todo líder y empresario debe tener, ya que se trata de un atributo vital para que las empresas crezcan y se mantengan en el juego. Aún sin ser naturalmente un buen negociador siempre existe una manera de aprender y trabajar esta habilidad para el beneficio de tu propio negocio.

Recordemos que la negociación tiene como finalidad establecer relaciones entre varias partes, resolver un conflicto en común y llegar a un acuerdo que se ajuste a los intereses de todos los involucrados. Por ello debemos procurar tratar las necesidades y metas de los demás con la misma prioridad y respeto que las nuestras.

Para lograr negociaciones exitosas primero necesitamos trabajar en una serie de aspectos claves que todo buen negociador posee:

  • Elocuencia: Hablar con elocuencia significa utilizar nuestras palabras de forma eficiente y asertiva para persuadir a nuestra audiencia. Es decir, darnos a entender sin crear confusiones ni rodeos.
  • Escucha activa: Al tratarse de un acuerdo entre varias partes es importante escuchar atentamente lo que los otros opinan, para así comprender su postura y defender la propia correctamente.
  • Poder de persuasión: La persuasión se da con la elocuencia y los argumentos que utilicemos durante la negociación. Estos últimos deben ser convincentes, honestos y coherentes.
  • Autoconfianza: No podemos esperar a que otros confíen en nuestra palabra sin primero creerla nosotros mismos. La autoconfianza nos sirve para mantener una postura firme y defender nuestros ideales de forma respetuosa, sin caer en la terquedad o soberbia.
  • Control de la presión: Es normal ponerse nervioso durante una negociación, sobre todo cuando esta no va como planeábamos. Lo mejor es mantener la calma al enfocarnos en defender nuestros intereses.

Una vez dominados estos aspectos podemos avanzar hacia el siguiente paso: la planeación. Este es un factor fundamental para el éxito de cualquier negociación, por ello debemos dedicarle un tiempo razonable a su preparación.

La planeación consiste en tener bien dominado el tema a tratar, definir nuestros objetivos y argumentos, conocer a los implicados en la negociación, gestionar el tiempo y preparar material o un discurso de ser necesarios. Todo esto nos ayudará a anticiparnos a situaciones inesperadas, no perder la calma y mantener nuestros objetivos claros durante la negociación.

Por supuesto no siempre contaremos con el tiempo para prepararnos puesto que pueden llegar a surgir situaciones inesperadas, para esos casos lo mejor es preguntarnos cuáles son nuestros intereses y cuáles podrían ser los de la otra parte.

Con todo esto en mente pronto podremos dar por sentado que nos irá bien durante cualquier negociación. Lo importante es definir bien qué queremos ganar de esta, concretar nuestros argumentos para conseguirlo, mantenernos firmes en cuanto a nuestra postura, pero flexibles cuando se requiera y siempre tomar en cuenta los intereses de los demás implicados.



Relacionados

Back to top button