Ante la intensificación de la tercera ola urgen medidas de contención 

4 agosto, 2021 9:08 pm





-->

Segunda Parte 

 

En la entrega anterior hablé de la urgencia de aumentar el ritmo de vacunación entre adultos jóvenes, así como de aplicar medidas de contención epidemiológica para frenar la aceleración de contagios. Y es que esta tercera ola de contagios amenaza con salirse de control debido a la combinación explosiva de VACACIONES + JÓVENES + FIESTAS + VARIANTE DELTA.

De acuerdo con los últimos reportes, no solo se ha acelerado el número de contagios, superando ya el observado en la segunda oleada de diciembre, sino que ha comenzado a aumentar de manera preocupante el número de hospitalizaciones y defunciones. 

Para darnos una idea de la rapidez con la que está evolucionando esta tercera oleada, conviene revisar algunos comparativos elaboradas por el investigador de la UNAM, Arturo Erdely, con base en datos oficiales. En primer lugar, el autor destaca que el número de personas con Covid intubadas en la CDMX “ya regresó a niveles de fines de noviembre. La velocidad de incremento es mayor a la primera ola, y comparable a la de diciembre de 2020”: 

Otra observación importante es que, según el modelo de Erdely, esta tercera oleada ya superó en número de contagios a la de diciembre, y tanto el pico como el periodo de control epidémico, se han desplazado en el tiempo. En las siguientes gráficas se puede observar que el pico se ha ido moviendo, por lo que es probable que, eventualmente, tenga lugar hacia la última semana de agosto.

Finalmente, vale la pena mencionar que el modelo calcula un exceso de mortalidad de 526 mil defunciones acumuladas, y que, con la tendencia actual, podrían sumarse otras 66 mil hacia el final del año.

La pregunta obligada ante este escenario es ¿qué medidas tomar para aminorar el impacto de esta tercera oleada? 

Recordemos que originalmente se había dicho que una población podría alcanzar la famosa inmunidad de rebaño con el 70% de su población inmunizada. 

Y que, según diversas estimaciones, México ya habría alcanzado ese porcentaje. Es decir que a unos 90 millones de personas, o bien ya les dio Covid o ya están vacunados con esquema completo. El problema es que, con las nuevas variantes, el porcentaje requerido para alcanzar la inmunidad de rebaño tiende a incrementarse. Ahora, con la variante delta como dominante, los expertos calculan que tendríamos que tener inmunizado al 90% de la población. En otras palabras, nos faltan 23.4 millones de personas por vacunar. 

Así que la mejor estrategia, a esta alturas, consiste en vacunar en el menor tiempo posible a la población entre 20 y 29 años, que en 2020 sumaba 20.4 millones. Esto nos acercaría a la inmunidad de rebaño si le sumamos al segmento de 18 y 19 años. Por lo que tal vez ya no sería necesario vacunar a toda la población menor de edad. 

Afortunadamente, la respuesta tanto de la autoridad como de los jóvenes entre 18 y 29 años ha sido muy positivos. Los primeros reportes de la CDMX —donde ya inició la vacunación a la población de entre 18 y 29— indican que “abarrotaron” los centros de vacunación, excediendo las expectativas de demanda de dosis. 

Seguramente este comportamiento se replicará en el resto de las entidades federativas, por lo que conviene aprender de las lecciones que está dejando la experiencia en la capital del país. Es claro que los jóvenes son muy conscientes de su vulnerabilidad, que saben que al estar vacunados protegen a sus padres y que la vacuna les permitirá mantener cierta libertad de movimiento e interacción, tanto en lo que resta del periodo vacacional, como de cara al inicio de clases.

Todo esto nos obliga a redoblar el esfuerzo de vacunación y valorar la conveniencia de considerar la inmunización para los menores de edad que se encuentran en alguna situación de riesgo por vulnerabilidad socioeconómica o de salud. Seguiremos sobre el tema.




Relacionados

Back to top button