(Foto: Noel Celis / AFP)

Tribuna Noticias
08/10/2021 , 12:04 am

China castiga a decenas de funcionarios por nuevo brote de covid-19


Redacción.- Un resurgimiento que complica la estrategia de Beijing de mantener al virus del Covid-19 totalmente alejado de sus tierras, ha provocado que China castigara a una serie de funcionarios por no haber frenado un brote de coronavirus que ha provocado aproximadamente 900 infecciones sintomáticas en todo el país en tan solo menos de un mes.

Leer también: Continúa vacunación anticovid en 12 municipios poblanos

Yangzhou, ciudad oriental china, emitió advertencias a cinco funcionarios por manejar de forma errónea las pruebas masivas que, según ellos, permitieron que el virus siguiera propagándose en la ciudad.

Superando así a la ciudad de Nanjing, lugar donde comenzó el brote impulsado por la variante Delta, como el mayor foco rojo de China, con 308 casos confirmados hasta el lunes, donde seis pacientes están en estado crítico y, si alguno falleciera, sería la primera muerte por Covid-19 en un lapso de más de medio año.

Con base en información del diario Global Times, poco más de 30 funcionarios de todo el país, desde alcaldes y directores locales de sanidad hasta jefes de hospitales y aeropuertos, han sido sancionados por el régimen chino por presunta negligencia y mal manejo de los brotes locales.

Desde que supuestamente “aplastó” el virus, la ciudad de China está sufriendo su peor rebrote de la enfermedad de Covid-19, un nuevo resurgimiento que se ha extendido a más de la mitad de las 31 provincias del continente, desde que surgiera por primera vez en la ciudad central china de Wuhan a finales de 2019.

A pesar de que la mayoría de la vasta población de China está vacunada, las autoridades no se arriesgan a confiar en las inoculaciones y, en cambio, han recurrido a su libro de jugadas de pruebas masivas y cierres selectivos para acabar con el virus.

Leer también: Imputan delito de feminicidio a padres y madrastra de menor de edad

Beijing lleva mucho tiempo responsabilizando a los funcionarios locales de la irrupción del virus en China, culpándoles de no haber aplicado diligentemente las precauciones y restricciones que permitieron que los brotes se convirtieran en brotes importantes en territorio nacional.

Las recientes medidas disciplinarias se producen en el momento en que la variante delta supera las defensas más estrictas en todo el mundo, poniendo de manifiesto los límites del llamado enfoque COVID-19 Zero para eliminar el virus que persiguen países desde China hasta Australia.

Sin embargo, el país comandado por Xi Jinping no muestra signos de cambiar su estrategia, ya que las autoridades sanitarias esperan controlar el brote en un lapso de dos a tres semanas, si se aplican las medidas de contención adecuadamente.