(Foto: Especial)

Redacción
11/24/2021 , 5:32 pm

Científicos chinos proponen instalar alas a los trenes balas para hacerlos más rápidos


Redacción.- Un grupo de científicos chinos realizaron un estudio para hacer que el tren bala, localizado en Japón, sea uno de los más veloces del mundo, en el cual, propusieron añadir hasta cinco pares de alas a cada vagón de los trenes de alta velocidad del país para reducir su peso y así, poder aumentar en un 28.6% su rapidez, así lo informó el diario hongkonés South China Morning Post.

Leer también: Detecta Sedena dos tomas clandestinas diarias en ductos de Pemex

El estudio que tiene como objetivo incrementar la velocidad de los actuales trenes, halló que la adición de unas pequeñas alas podría generar suficiente sustentación como para reducir su peso en un tercio, lo que aumentaría la velocidad hasta los 450 kilómetros por hora.

Sin embargo, esta no sería la primera vez que alguien pone sobre la mesa un proyecto tan grande como este, ya que en los años 80, unos ingenieros nipones tuvieron una idea similar pero, fue rechazada, ya que las alas eran demasiado grandes y hacían imposible que los trenes pudieran circular por las vías y túneles existentes.

Pero, en este nuevo estudio, los científicos chinos han optado por colocar unas alas más pequeñas en el techo de los trenes en lugar de en los lados, apuntó South China Morning Post.

Como parte del proyecto oficial CR450, publicado en la revista científica ‘Acta Aerodynamica Sinica’, los científicos tienen la idea de que este sería un “avance en el campo de la aerodinámica de trenes de alta velocidad que permitirá reducir costes y energía”, aunque advirtieron de que una mayor velocidad podría reducir “la vida útil de las ruedas” y de que las alas habrían de ser “instaladas y diseñadas cuidadosamente”.

Leer también: Declaran inocente a Efrén, presunto feminicida de Susana Cerón

En la actualidad, los trenes de alta velocidad chinos tradicionales alcanzan hasta 350 kilómetros por hora, excluyendo el tren de levitación magnética de Shangai, que, por su tecnología, consigue llegar a los 431 kilómetros por hora.