Enfrenta Puebla un nivel alto de estrés hídrico

26 marzo, 2021 12:06 am

Puebla, Pue.- En Puebla, al igual que en varios estados del país, son comunes los anuncios sobre la suspensión o disminución del abasto de agua potable en determinadas regiones. A veces se debe a reparaciones o asuntos técnicos, pero en la mayoría de las ocasiones el problema es el estrés hídrico, es decir, cuando la cantidad de agua disponible es menor a la demandada por la ciudadanía.

Leer también: Rinde protesta Ana Patricia Montero como nueva socia del Club Rotario

El estrés hídrico se presenta en todo México, pero para un número reducido de estados, como Tabasco o Chiapas, no implica un mayor problema. En cambio, a otras entidades las tiene cerca del “día cero”: a punto de quedarse sin agua.

Según el Instituto de Recursos Mundiales (WRI, por sus siglas en inglés), 15 estados enfrentan un riesgo extremadamente alto de vivir esta situación; todos del norte, occidente y centro del país, zonas en donde se encuentran las metrópolis más grandes de México.

Puebla no forma parte de esa lista; sin embargo, la entidad apenas está un nivel abajo en la escala; su riesgo de llegar al “día cero” es alta.

Leer también: Hallan a hombre sin vida y con huellas de violencia en Cholula

El agua “se encuentra sumamente amenazada por el crecimiento demográfico, la sobreexplotación y contaminación, su uso ineficiente, la deforestación, y los efectos cada vez más graves del cambio climático”, explica el director ejecutivo de la organización Agua Capital, Eduardo Vázquez, en un artículo de Forbes México.

Otra gran amenaza es la  equivocada gestión del agua en México. Una investigación de Pie de Página revela que la Comisión Nacional del Agua (Conagua), órgano encargado de regular el manejo del líquido en el país, ha beneficiado, principalmente, a las industrias y sus grandes proyectos de desarrollo, dejando atrás el acceso oportuno de la población.

En Puebla, un ejemplo de esto acontece en la región de la cuenca Libres-Oriental, en donde, según un reportaje de Lado B, las empresas Driscoll, Granjas Carroll y Audi han acaparado el agua y limitado el acceso al líquido de los campesinos de la región.

La vulnerabilidad que se tiene por la falta de gestión eficiente de los recursos hídricos, la deforestación, los altos índices de desigualdad y de pobreza, la falta de capacidades técnicas y operativas, así como la insuficiencia de recursos financieros deben ocupar el debate respecto a cómo vamos a atender los problemas actuales y garantizar la seguridad (de un acceso oportuno al agua) para las generaciones futuras.”, señala Eduardo Vázquez.




Relacionados

Back to top button