Lawyers Alexander Klauser (R), Peter Kolba (C) and their client Ulrich Schopf (L) wait for a hearing in a trial over a notorious outbreak of coronavirus at the popular Ischgl ski resort, at Vienna's Regional Court and Civil Matters in Vienna, Austria on September 17, 2021. - The case is the first of 15 lawsuits filed by plaintiffs from Austria and Germany, accusing the authorities of not responding quickly enough to Covid-19 outbreaks in Ischgl and other resorts in the province of Tyrol. (Photo by JOE KLAMAR / AFP)

Redacción/ Tribuna Noticias
09/17/2021 , 9:12 pm

Inicia primer juicio contra Austria por supuesta negligencia que provocó brote de covid-19


Vienna, Austria.- Un tribunal de Viena lleva a cabo, desde este 17 de septiembre, el primer juicio contra Austria por una supuesta negligencia de las autoridades que habría provocado un brote masivo de Covid-19 en la estación de esquí de Ischgl en marzo de 2020.

Se abordó la primera de 15 demandas planteadas por personas que acusan a las autoridades de no actuar a tiempo para contener los contagios en Ischgl y otras estaciones de esquí de la provincia de Tirol.

La Asociación de Protección al Consumidor (VSV), grupo que encabeza la acción legal, alega que las fallas convirtieron al resort en uno de los primeros “super propagadores” del virus en Europa, ya que 11 mil turistas del continente se divirtieron sin darse cuenta del brote antes de regresar a su país y propagar el virus.

Los demandantes son la viuda y el hijo de un hombre que se contagió mientras pasaba unas vacaciones de esquí en esa estación, por ello, le reclaman al estado austríaco una indemnización de 100.000 euros bajo el argumento de que las autoridades no reaccionaron a tiempo ni con suficiente determinación para evitar la propagación, pese a tener constancia de casos en el centro de turismo invernal.

Por ello, un tribunal de París abrió a principios de este mes una investigación sobre si el exministro de salud francés minimizó los riesgos del coronavirus en la etapa inicial de la pandemia.

Además, se acusa al jefe del Gobierno Central, el conservador Sebastian Kurz, de haber revelado de forma poco precisa, en una rueda de prensa, que la zona iba a quedar en cuarentena, lo que provocó una precipitada y descontrolada marcha de turistas.

El familiar de los demandantes se habría contagiado en un autobús que estuvo horas parado en un atasco durante esa apresurada salida.

Austria afronta docenas de demandas relacionadas con la estación de esquí de Ischgl, donde se estima que se contagiaron unas 6.000 personas, de las que 32 fallecieron.