Opinión

Gatell y su política de exterminio

23 agosto, 2022 2:51 pm
Leonardo Torixa Cervantes




En días recientes, el subsecretario de salud del Gobierno de México, Hugo López Gatell, acudió a la conferencia de prensa del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para arremeter contra los consultorios ubicados en las farmacias del país y amenazó con desaparecerlos, una decisión absurda y que sin duda está fuera de la realidad.

Para nadie es un secreto que, en este país, cada vez es más común, no solo la falta de medicamentos, sino también de médicos, en algunos lugares el sistema de salud que ofrece el Gobierno Federal ya colapsó y la decisión del doctor, Gatell podría afectar al grueso de los mexicanos que acuden a esos sitios en busca de un doctor, al grado que, de no consultarse con especialistas en salud pública, sus efectos podrían ser muy graves.

Basta con observar las farmacias de su colonia, junta auxiliar o localidad para percatarse que los consultorios que operan en las mismas, son la solución para cientos de ciudadanos que no cuentan con seguridad social, o si la tienen, temen llegar a una clínica u hospital y tener que esperar no algunos minutos, sino horas para ser atendidos y que les traten un dolor de estómago, una diarrea, gripe común, el golpe recibido por una mala maniobra o en el deporte, etcétera, aquellos padecimientos menores que precisamente pueden atenderse en esos despachos médicos y que el sistema de salud minimiza, por eso cuando acudes a solicitar ayuda a la Unidad de Medicina Familiar simplemente no te pelan.

Hace unos días, me encontré con un amigo que tenía un dolor de ciática tremendo que ya le impedía caminar, estar sentado e incluso limitaba sus movimientos al grado que ya no le permitía continuar con su vida normal.

Al observar eso, le ofrecí mi ayuda y vía Whats App me puse en contacto con un amigo del hospital de Traumatología y Ortopedia del IMSS para pedirle que lo atendiera o nos orientara sobre cómo mitigar el dolor; pero la respuesta fue tajante, “no lo puedo atender y primero debe acudir a la clínica que le corresponde”, un protocolo que no acabo de entender, pues el paciente lo que desea es que lo consulten de inmediato y no podía andar mendigando un médico cuando mensualmente él, por conducto de la empresa donde labora, paga el Seguro Social.

Tras observar que la atención se tardaría horas, decidí llevarlo al consultorio de una farmacia, sitio donde al ver su estado inmediatamente lo pasaron, recibió una excelente atención médica, lo inyectaron, le extendieron su receta, una orden para que acudiera a realizarse unos estudios de rayos X y cuando le cobraron, el monto no correspondía a la excelente consulta que recibió, realmente me quedé sorprendido, en ese momento entendí la importancia del servicio.

Concluyo felicitando a las doctoras y doctores que, tras no encontrar mejores oportunidades para desempeñar su trabajo, hoy, con vocación, atienden a millones de mexicanos que simplemente ya no confían en nuestro sistema de salud y encontraron en las farmacias el sitio ideal para que les traten sus males, obviamente si requieren de un especialista son canalizados al mismo. Ojalá el doctor, Gatell demuestre mayor sensibilidad.

Según la Asociación Nacional de Farmacias de México, en nuestro país existen 18,000 consultorios adyacentes, los cuales otorgan más de 350 mil consultas diarias, es decir 10,500,000 al mes por médicos generales certificados.



Relacionados

Le podría interesar
Close
Back to top button