Opinión

¿Qué nos pasa?

5 octubre, 2022 2:45 pm
Leonardo Torixa Cervantes

¿La sociedad se está pudriendo? Esa es la pregunta que como periodista me hago al observar, escuchar y conocer de los casos que desgraciadamente están permeando entre los poblanos.

En horas recientes, bastó solo un día, el negro 04 de octubre, para que me percatara de que no vamos bien, durante las primeras horas del martes nos despertamos con una noticia devastadora, una mamá buscadora, como popularmente conocemos a las mujeres que buscan, hasta por debajo de las piedras a su hija o hijo, según sea el caso, que permanecen desaparecidos durante meses e incluso años en la mayoría de los casos, fue asesinada a quemarropa por unos individuos que le dispararon a bordo de una motocicleta.

Hace unos meses, en mayo, también informamos en torno al feminicidio de la abogada y activista, Cecilia Monzón, que, tras las investigaciones de la Fiscalía General del Estado, capturaron a todos los probables responsables del hecho, entre ellos se ubicó al político, Javier López Zavala, un caso realmente escandaloso.

Sin embargo, lo que acabamos de reportear hace algunas horas es un hecho no solo escandaloso, sino vergonzoso y gravísimo, ya que, aparentemente, para evitar que fueran descubiertos por la mamá de Betzabé, joven desaparecida desde enero del año pasado, sus probables raptores, decidieron disparar contra la señora Gallardo para arrebatarle la vida y silenciarla de una vez por todas.

Hoy, no solo estamos hablando de un feminicidio, sino un crimen atroz que ha marcado a la sociedad poblana y que pronto tendrá que ser esclarecido por las autoridades.

Pero eso no es todo, otro caso también puso en evidencia que la salud mental de algunos ciudadanos no está bien, resulta que, en horas recientes, un estudiante de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), a través de sus historias de WhatsApp y redes sociales, amenazó con perpetrar un tiroteo en las facultades ubicadas sobre Cúmulo de Virgo, es decir cerca del CCU de la BUAP y “matar a sus compañeros”, nuevamente me pregunto ¿La sociedad se está pudriendo?

Al final, el alumno fue detectado a tiempo por sus compañeros, quienes dieron parte a los directivos de la Máxima Casa de Estudios y estos inmediatamente actuaron a través de la Oficina de la Abogada General. Ahora este adolescente no solo debe ser regañado por sus padres y maestros, también es necesario que a la brevedad lo canalicen con un psiquiatra para que le ayude a salir adelante en este momento de crisis.

Finalmente, no quiero irme sin mencionar que mientras los periodistas comunicábamos el caso de la señora, Esmeralda Gallardo, en otro punto de la zona conurbada se registraba un nuevo presunto feminicidio al interior de un Motel ubicado sobre el bulevar Puebla-Huejotzingo, a la altura de San Juan Tlautla en San Pedro Cholula, un suceso bochornoso que probablemente paso desapercibido pero que como sociedad debe preocuparnos, ya que hoy algunas mujeres viven en el desamparo y otras siguen soportando graves episodios de violencia.

¿Qué nos pasa?

 

Relacionados

Le podría interesar
Close
Back to top button